La excandidata presidencial, Íngrid Betancourt, en conversación con María Jimena Duzán expresó lo que sintió cuando escuchó a Álvaro Uribe comentar que “se sentía secuestrado” tras recibir la medida de aseguramiento que le impuso la Corte Suprema de Justicia en el marco de la investigación que se adelanta en su contra por una supuesta manipulación de testigos.

Él no sabe lo que es estar secuestrado. Yo hubiera querido estar secuestrada como él” afirmó Betancourt. Posteriormente añadió que es de suma importancia que al expresidente se le brinden todas las garantías procesales y su derecho a la defensa, pero que las diligencias se surtan sin ningún tipo de presiones a la Justicia. “Es valioso que los colombianos entiendan que nadie puede estar por encima de la ley” dijo.

La entrevista también abrió el espacio para comentar temas que actualmente afectan al país y la polarización fue uno de ellos. Naturalmente, mientras la problemática se analizaba, los nombres de Álvaro Uribe y Gustavo Petro fueron traídos a colación por su condición de ser los actores políticos más importantes de la política colombiana. Según Betancourt, su constante enfrentamiento hace parte de una estrategia en la que ambos, señalándose mutuamente como antagonistas, adquieren más fuerza y apoyo por parte de la ciudadanía.

Yo creo que ambos están jugando a estar en los extremos y muchas veces cuando se está en los extremos se necesita un enemigo para poder hacer prosperar su banderas” indicó. Más adelante, resaltó el valor que considera que debe tener el lenguaje cuando proviene de líderes de esta magnitud e invitó a los dos a disminuir las tensiones a través de la moderación de sus publicaciones y declaraciones públicas. “Llamar a los odios, tener un lenguaje incendiario, cobra vidas” advirtió Betancourt.

Recordó que esta ha sido una petición constante de su parte al expresidente Uribe, pero que Petro, a raíz de la coyuntura desatada por el homicidio de Javier Ordóñez a manos de la Policía Nacional, contribuyó a azuzar los ánimos de una población ya indignada. “Cuando se dan situaciones como estas, tenemos que pensar no en el interés político del momento sino en Colombia” aseveró.

Compartió su preocupación por el empleo de palabras y calificativos incendiarios que puedan generar más fragmentación y violencia. Y concluyó con lo que, a su criterio, debería ser un mandato para todos los personajes influyentes del país.

Si le exigimos a las Farc que utilicen el lenguaje correcto para decir lo que hicieron, también le tenemos que exigir a los dirigentes colombianos que tengan responsabilidad en no llevar a las colombianos a unas acciones de las que después nos vamos a arrepentir."


2020-09-21

Otros Confidenciales

CORONAVIRUS

¿Qué tan probable es contagiarse en un bus?

Científicos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, calcularon las posibilidades de contraer la covid-19 en un medio de transporte masivo si se sienta al lado, detrás o a unas filas de un pasajero con la enfermedad.