La semana pasada una juez de Nueva York condenó a nueve años de cárcel al cómplice gringo de Jesús Santrich en el intento de exportar diez toneladas de cocaína a Estados Unidos. Se trata de Vincent Schifano, nieto de inmigrantes italianos, la persona encargada de lavar los millones de dólares de la frustrada transacción. Los agentes encubiertos de la DEA que engañaron a Santrich con micrófonos escondidos hicieron lo mismo con Schifano al presentarse como integrantes del cartel de Sinaloa. Él cayó en la trampa y les explicó con pelos y señales cómo se iba a lavar esa plata. Con esa “confesión” fue capturado el mismo día que Santrich y ahora le esperan nueve años en la sombra.

2020-04-18

Otros Confidenciales

CORONAVIRUS

¿Qué tan probable es contagiarse en un bus?

Científicos de la Universidad de Southampton, en Reino Unido, calcularon las posibilidades de contraer la covid-19 en un medio de transporte masivo si se sienta al lado, detrás o a unas filas de un pasajero con la enfermedad.