Hubo otras tres condenas pero eventualmente fueron anuladas. 1) La del vicepresidente Antonio Nariño en 1823, acusado de “fraude al tesoro”, “entregarse al enemigo” y “no cumplir con los requisitos de residencia en Colombia”. 2) La del presidente Marco Fidel Suárez, acusado en 1921 por Laureano Gómez de vender “a un banco extranjero sus sueldos y sus gastos de representación”. La realidad es que Suárez era tan pobre que tocaba que le adelantaran el sueldo para subsistir mientras le llegaban los cheques. 3) La del general Gustavo Rojas Pinilla quien fue declarado “indigno por mala conducta en el ejercicio del cargo de presidente” y condenado a “la pérdida perpetua de sus derechos políticos”. En 1967 el Tribunal Superior de Bogotá lo rehabilitó.

2015-10-23

Otros Confidenciales

VACUNA

Coronavirus | Una mujer recibió por error seis dosis de la vacuna de Pfizer

Según expertos, la experimentación sobre los efectos de una posible sobredosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech se limitó a cuatro dosis, por lo que este caso de seis dosis es desconocido en la literatura médica.