La semana pasada murió Fernando Tamayo, un colombiano que dejó un impacto trascendental en el país de hoy. Fundó Profamilia, la organización que promovió el control de la natalidad en los años sesenta, cuando la tasa de crecimiento poblacional superaba el 3 por ciento. En ese momento enfrentó la oposición de la Iglesia y de sectores conservadores que asociaban los métodos anticonceptivos con el pecado. Contra viento y marea Tamayo libró su cruzada durante décadas. Su trabajo es considerado el factor determinante en la disminución de la tasa de natalidad, que en la actualidad es inferior al 1 por ciento. De haberse mantenido la tasa original de 7 hijos por familia, Colombia no tendría 48 millones de habitantes, sino 100. De haber sido así, los problemas sociales serían mucho más complicados. Y el tráfico ni se diga.

2017-11-25

Otros Confidenciales

NACIÓN

Joven que escribió “ojalá maten a ese cerdo”, refiriéndose a Duque, será judicializado

Diego Duván Carrillo escribió “ojalá maten a ese cerdo”, en referencia al presidente Duque. Por ese motivo, la Fiscalía le imputará el delito de instigación a delinquir.