Tendencias

Aunque Gustavo Petro desarrolló su propuesta de Jóvenes en Paz desde la Alcaldía de Bogotá, en esta oportunidad, cuando pretende pasar de 10.000 a 100.000 jóvenes beneficiarios que recibirán 800.000 pesos mensuales a cambio de abandonar los grupos armados y delincuenciales, ha recibido más de una crítica.

Esteban Santos, el hijo del expresidente Juan Manuel Santos, es uno de ellos. “Sin lugar a dudas, la falta de oportunidades es un factor que contribuye a la inseguridad. Sin embargo, hay que atacar el problema de raíz (más empleo, más educación, más vivienda y más desarrollo), no pagándole a un joven para que deje de delinquir”, escribió en su cuenta personal de Twitter.

El hijo menor del nobel ha venido lanzando varias pullas al gobierno de Petro, especialmente frente a las salidas en falso de la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez. “Lo único que hay que decrecer es la barriga”, expresó recientemente.

Su mensaje lo acompañó con una fotografía suya en el gimnasio donde irónicamente se burló de la propuesta de la ministra cuando propuso a los demás países decrecer su economía.

Posteriormente, Santos escribió nuevamente sobre la ministra, aunque sin mencionar su nombre: “Es irresponsable nombrar a una persona que no conoce el sector público ni la industria que va a liderar. Pero es aún peor aceptar el cargo sabiendo que uno no tiene la experiencia o capacidades para hacerlo”, dijo.

Precisamente, en diálogo con el diario El País de España, el expresidente Juan Manuel Santos aclaró que no apoyó a Gustavo Petro en la campaña ni a ningún otro candidato. “No he sido petrista ni lo soy ahora. Lo que sí creo es que si a él le va bien en este momento, le irá bien al país. Hay quien dice que porque hay exministros y varios exfuncionarios míos en su Gobierno, yo estoy detrás, pero eso no es cierto. Quienes están ahí es por mérito propio, no son cuota mía ni me representan”, expresó.

2022-09-19

Otros Confidenciales

VICKY EN SEMANA

“Pedro Castillo saldrá del poder y buscará asilo en México”

En Vicky en SEMANA, Patricia Chirinos, tercera vicepresidenta del Congreso de Perú, aseveró que el presidente Pedro Castillo cometió “un acto delincuencial” al disolver el legislativo.