Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1989/03/06

LA GRAN SORPRESA

Algo inesperado sucedió en la lujosa discoteca bogotana Masai, en la vía a La Calera, el fin de semana antepasado. A las dos de la madrugada del sábado 28, la música se interrumpió y una voz anunció que había una sorpresa para los presentes. Que no se podía explicar de qué se trataba, pero que quienes aceptaran quedarse hasta las 5 de la madrugada lo sabrían. Los que no quisieran o no pudieran, debian retirarse. Minutos después, la sorpresa hizo su ingreso al local. Se trataba nada menos que de Pablo Escobar, acompañado de algunos amigos, mujeres y guardaespaldas. Su presencia fue anunciada por la misma voz, y Escobar saludó de mano a varios clientes. La rumba se encendió hasta las 4 de la madrugada, cuando Escobar y su gente se retiraron. Todas las cuentas de quienes se habían quedado, fueron pagadas por el visitante sorpresa y se les exigió a los presentes que, antes de retirarse, esperaran una hora, como medida de seguridad de Escobar.

Cargando...
Cargando...
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.