La motivación es esencial para mantener unas finanzas sanas.

salud financiera

4 tips imperdibles para mantener la motivación al sanear sus finanzas

Sanear las finanzas no es consecuencia de soluciones milagrosas, este es un trabajo a largo plazo, cuyo ingrediente principal es la constancia. Por eso, es importante mantener la motivación durante el proceso.

Controlar los gastos, generar un ahorro mensual, seguir un presupuesto y definir metas son los principales pasos para mantener unas finanzas sanas. Si usted no empezó ‘con el pie derecho’ y ya cometió algunos errores, es posible que deba sanear su economía y no vamos a mentirle: el proceso es largo

Cuando usted tiene el propósito de mantener unas finanzas sanas, es normal que se sienta desmotivado cuando algo falla; como cuando no le alcanzaron sus ingresos mensuales hasta el final del mes, a pesar de haber controlado sus gastos. 

Por esta razón, es importante tener algunos ‘ganchos’ que lo ayuden a mantenerse en el camino, sin perder la constancia. Una herramienta fácil de implementar es recurrir a acciones que le generen la sensación de logro. 

Para no perder la motivación por el camino, le ofrecemos los consejos de Karla Bayly, coach financiera: 

Establezca una meta pequeña de ahorro 

Puede ser algo como una comida en su restaurante preferido o comprar ese par de zapatos que desea. Defina una fecha final, el monto de dinero que debe reunir y los gastos que tendrá que evitar para hacerlo. Al final, disfrute del logro. 

La sensación de ir alcanzando estas pequeñas metas se compara con la de haber terminado una rutina de ejercicios. Esta pequeña felicidad le permitirá generar hábitos de ahorro.

No pelee con los gastos esenciales 

Hay gastos que no se pueden negociar; como el pago de la administración, la pensión del colegio o los impuestos. Si usted considera que estos gastos no tienen posibilidad de reemplazo y no puede prescindir de ellos, aprenda a seguir su presupuesto y no sufra por lo que no se puede cambiar. 

Identifique los gastos que sí son negociables 

Una manera de hacer esto es haciéndose las siguientes preguntas antes de gastar: ¿Es verdaderamente necesario? ¿Existe una opción más económica? ¿Qué puede pasar si pospone la compra?

Sorpréndase con la fuerza de estas preguntas y evalúe la consecuencia de sus gastos diarios. 

Premie su ahorro 

Tome el dinero que no gastó, gracias a su fuerza de voluntad, y súmelo a su ahorro. Esto hará que ese dinero incremente más de lo esperado y evitará la tentación de gastarlo en cosas diferentes a su meta. 

Tenga en cuenta que, al poner en marcha estas pequeñas acciones, usted irá generando hábitos que le ayudarán a sanear y mantener estables sus finanzas. 

Esto implica tomar decisiones a diario, controlando sus impulsos de gasto y disfrutando de sus logros; lo que le traerá la paz mental y la motivación necesarias para alcanzar su meta. Recuerde que solo usted tiene el control de su dinero.