Los lugares más riesgosos tras la reapertura

salud

Los lugares más riesgosos tras la reapertura

Con el comienzo de la fase de cuarentena selectiva, poco a poco los comercios e instalaciones vuelven a abrir sus puertas al público. Los expertos recomiendan seguir siendo cautelosos. Estos son los lugares más y menos riesgosos.

Después de una larga cuarentena obligatoria de más de cinco meses, desde el primero de septiembre estamos en cuarentena selectiva, en la que el país no se rige por excepciones sino por “restricciones puntuales”, por ejemplo, a eventos de grandes aglomeraciones.

En ese orden de ideas, empiezan a reactivarse el comercio, las empresas y diferentes actividades de entretenimiento en el país, eso sí, con todas las medidas de bioseguridad.  

Sin embargo, a medida que las empresas e instalaciones reabren durante la pandemia, los expertos advierten que debemos tener cuidado con los lugares a los que elegimos ir, pues el hecho de que empiece la reactivación económica no significa que ya seamos inmunes o se haya terminado la pandemia.  

Según el Covid19 Recovery Consulting (CDC), el virus se transmite, principalmente, a través de gotas respiratorias liberadas cuando las personas hablan, tosen o estornudan. También pueden propagarse a las manos desde una superficie contaminada y luego a la nariz, a la boca o a los ojos.

Todas estas vías de infección están presentes en diferentes espacios, por eso es importante conocer qué lugares son los más riesgosos.

Hay cuatro parámetros para medir el riesgo:

  1. Espacio: si es un espacio cerrado, aumenta la probabilidad de contagio cuando hay varias personas.
  2. Tiempo de interacción: Cuanto más tiempo en un lugar, más probabilidades de infectarse.
  3. Número de personas: Si se interactúa con más de un individuo en una reunión o en un espacio público, aumenta el riesgo.
  4. Comportamiento: hay más probabilidad si en ese lugar se grita, canta, estornuda o tose.

De acuerdo al nivel de riesgo, estos son los lugares más y menos riesgosos según el CDC.

  • Riesgo cero: actividades, eventos y reuniones sólo virtuales.
  • Riesgo muy bajo: estar en casa con familiares y caminar solo con mascotas.
  • Riesgo bajo: correr o andar en bicicleta, recoger una compra en una tienda y hacer un pic nic.
  • Riesgo bajo a medio: Jugar deportes con distanciamiento físico como tenis o golf, ir al supermercado.
  • Riesgo medio: ir a un hospital o una visita médica, cita con el dentista, ir a un restaurante exterior, tomar un taxi o servicio de transporte privado, ir a museos o galerías.
  • Riesgo medio – alto: oficinas, restaurantes cerrados, peluquerías, gimnasios.
  • Riesgo alto: fiestas en espacios cerrados, deportes de contacto como fútbol o basquetbol, bares y discotecas, transporte público, conciertos, eventos religiosos con aglomeraciones.  

Hasta que no tengamos la vacuna en el país tenemos que aprender a vivir con el virus a medida que se recupera la economía. Lo importante es cuidarnos y decidir que tanto riesgo vamos a asumir a la hora de salir.