Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/15/2019 12:00:00 AM

Unos abuelos para Bogotá

En diferentes centros del Distrito, creados especialmente para los adultos mayores, se eliminan barreras para que los abuelos tengan oportunidades y hagan valer sus derechos.

Actividades del Distrito para adultos mayores Las actividades del Distrito para los adultos mayores buscan ayudarles a ser autónomos y conectarse con otras personas. Foto: Cortesía: Secretaría de Integración Social.

A las siete de la mañana la ruta empieza a recoger a los adultos mayores como si fueran niños de colegio. Lucen felices y esperanzados, como colegiales, porque por segunda vez en su vida van a aprender: se dirigen a Luz de Esperanza, un centro de atención especial ubicado en la localidad de Engativá que les ofrece un presente y un futuro distintos.

Es una edificación de tres pisos que comenzó a operar en noviembre de 2018 y que ya cuenta con 650 personas vinculadas. El centro tiene dos componentes: en las mañanas se trabajan actividades de desarrollo humano con las que se pretende que las personas mayores conozcan sus derechos y aprendan de política pública. Por ejemplo, explica Julieta Gómez, su directora, “hay muchas historias de mujeres que toda su vida habían estado subyugadas a sus esposos, en situaciones de violencia, y no se habían dado cuenta de que estaban siendo violentadas”.

A principios de marzo se llevó a cabo un encuentro para que los adultos mayores hicieran sus ‘muñecas quitapesares’, una técnica artística guatemalteca que funciona de forma similar a los atrapasueños. La actividad, en un principio, consistía en reconocer las situaciones de violencia, dolor y tristeza que estaban viviendo. Después le contaban al oído de las muñecas sus penas, les sobaban la barriga y las acostaban debajo de la almohada para quitarse sus pesares.

El segundo componente es el de las tardes, cuando se llevan a cabo ejercicios para que los adultos mayores fortalezcan lo que aprendieron al comienzo del día: ser autónomos y conectarse con otras personas en espacios diferentes. Para lograrlo se realizan actividades de danza, tejido, pintura, artes plásticas, gimnasio y ‘viejotecas’, la actividad favorita de muchos.

En Bogotá, actualmente, hay 22 ‘centros día’ –como se denominan– y este es el primero de los ocho que se entregarán en la administración del alcalde Enrique Peñalosa y que son operados por la Secretaría de Integración Social. Según Edelmira Lozano, una asistente de 65 años, estos espacios son importantes porque brindan la oportunidad de distraerse, compartir y aprender. “Ya no estamos aburridos mirando por una ventana al parque o sentados viendo televisión. Esto es para nosotros y debemos aprovecharlo”, dice.

Lea también: ¿Cuáles son los retos para una Bogotá que se envejece?

Las personas en condición de discapacidad tenemos muchas habilidades. Si nos permiten desarrollarlas, podemos evidenciar lo productivos que somos capaces de llegar a ser”, asegura, por su parte, Leonilde Urrego, de 59 años. Toda su vida le gustó tejer, y aunque hace ocho lustros perdió la vista a causa de un glaucoma, sigue enhebrando la aguja a la perfección.

Hace poco terminó el curso de costura básica del Centro de Atención Distrital para la Inclusión Social (Cadis), ubicado en Los Mártires. El lugar puede atender hasta 100 personas con diferentes discapacidades y, además de costura, ofrece cursos de cocina y de competencias administrativas. Esto se hace en articulación con el Sena. Su misión es brindar formación para el trabajo a esta población vulnerable, permitiéndole su inclusión productiva en empresas o emprendimientos. ¿Cómo lo hace? Formándolos y cualificándolos. El reto es grande, pero van por buen camino. Nadia Vanegas, coordinadora del Cadis, asegura que “para muchos empresarios incluir personas con discapacidad es un tema de responsabilidad social o de acceso a beneficios tributarios. Nosotros quisimos trascender. Creamos este centro entendiendo que el empresario quiere al mejor”.

Con el fin de facilitar la incursión laboral de esta población la Alcaldía de Bogotá, a través del Cadis, además, tuvo la iniciativa de crear la primera red de empresarios incluyentes. Realizó un evento para celebrar este logro y se firmó un manifiesto donde ciertas compañías se comprometen a apoyar la inclusión.

Aunque las mismas personas son quienes eligen el área en la que quieren formarse, el Cadis les hace un perfil ocupacional para orientarlas. Como el Sena brinda cursos cortos de 40 horas y largos de seis meses, el centro les recomienda el orden para ejecutarlos. Por ejemplo, en el caso de gastronomía, sería algo así: cocina básica, comida rápida, cocina colombiana y, finalmente, auxiliar de cocina.

Ese es el caso de Élver Arias, un hombre de 21 años que nació con discapacidad auditiva. Ya terminó el curso de cocina básica y, en este momento, está en el de comida rápida. Su propósito está claro: “Trabajar y ejercer lo que he aprendido en el centro, llegar a una inclusión laboral y mejorar mi calidad de vida”, señala.

EDICIÓN 1954

PORTADA

Recta final apretada por la Alcaldía de Bogotá

En la lucha por las alcaldías se cierra la pelea en Bogotá y Cali. En Medellín el puntero toma ventaja. En Barranquilla hay un virtual ganador y en Bucaramanga cualquier cosa puede pasar.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1954

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.