Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 7/15/2019 12:00:00 AM

Deporte que cambia vidas

70.000 niños, adolescentes y jóvenes de Bogotá hacen parte del programa ‘Tiempo Escolar Complementario’ (TEC), del IDRD, que, por medio de una oferta de alternativas de deporte y actividad física, refuerza el trabajo en valores y en la identificación de fortalezas y potencialidades de sus participantes.

Programa Tiempo Escolar Complementario, TEC, del IDRD en Bogotá Cerca de 70.000 niños, adolescentes y jóvenes hacen parte del programa ‘Tiempo Escolar Complementario’. Foto: Cortesía: IDRD.

La depresión, la desesperanza y la falta de interés por la vida eran los sentimientos recurrentes de Juan Pablo Aguilar, un estudiante de grado noveno de la Institución Educativa Nuevo San Andrés, de la localidad de Usme. Cuando su hermano se suicidó sintió que el mundo se derrumbaba. Con su muerte murieron también sus ilusiones.

“Juan tenía una vida normal. A pesar de las necesidades económicas por las que atravesaba su familia, asistía al colegio con normalidad. Sin embargo, cuando su hermano se quitó la vida empezaron las dificultades. Su núcleo familiar descuidó el hogar y él cayó en depresión”, cuenta Angie Ríos, artista formadora de porras del colegio Nuevo San Andrés.

Juan Pablo decidió refugiarse en la pandilla de su barrio; sus nuevos ‘amigos’ eran ahora su familia. Con el paso del tiempo dejó de asistir al colegio y el consumo de drogas y todas las actividades que vienen con la calle empezaron a formar parte de su día a día.

Entre tanto, el grupo de porras al que pertenecía viajó a Estados Unidos para representar a Colombia en unas competencias y esa fue su salvación, pues se percató de la oportunidad que había perdido. Entonces se animó a salir de la oscuridad y, con la ayuda de su instructora de porras, retomó el rumbo.

“Yo sé que a mi hermano le hubiera gustado que fuera un gran deportista y no estar en la calle haciendo cosas que me hacen daño”, señala hoy el joven, quien regresó al colegio motivado por volver a formar parte del equipo de porras. “El deporte me dio una alternativa –agrega–, me generó un proyecto de vida para salir adelante”.

Ahora está completamente dedicado a este, dejó las drogas y trabaja para ayudarse con los gastos. Además, abandonó los ‘amigos’ que lo llevaron a alejarse de lo que más le gusta. Por su parte, el equipo de porras lo recibió con cariño y lo apoyó para salir adelante porque reconocen, además, el talento que tiene Aguilar para la gimnasia. “Mi sueño es viajar a competir y mostrar de lo que soy capaz”, manifiesta.

Juan Pablo Aguilar es uno de los 70.000 niños, adolescentes y jóvenes que son atendidos a través del programa de la Alcaldía de Bogotá, ‘Tiempo Escolar Complementario’ (TEC), que, por medio de una oferta de alternativas de deporte y actividad física, refuerza el trabajo en valores y en la identificación de fortalezas y potencialidades de sus participantes.

Lea también: La lección que Ruanda le ofrece a Colombia con el deporte

Esta iniciativa, que cubre 97 instituciones educativas distritales, ubicadas en 17 localidades de la ciudad, es ejecutada por la Alcaldía de Bogotá a través del Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) y la Secretaría de Educación, con el objetivo de “fortalecer el uso del tiempo libre y de generar mayores oportunidades para el desarrollo”, explica Orlando Molano, director del IDRD.

El programa cuenta con 829 formadores especializados en deporte y actividad física, quienes se distribuyen, según su formación y experticia, para dictar ocho horas de deporte cada semana en los colegios donde se desarrolla esta iniciativa.

El proyecto ofrece a los alumnos 35 ‘centros de interés’ o deportes, que se dividen en seis categorías: pelota, combate, nuevas tendencias deportivas, tiempo y marca, arte y precisión y disciplinas audiovisuales.

Formar parte de esos centros de interés no tiene ningún costo. El único requisito es la asistencia a los entrenamientos y la buena disposición.

Visibilizar el talento deportivo e intercambiar experiencias son otro de los objetivos del TEC, para lo cual, cada año, la Alcaldía de Bogotá, a través del IDRD y la Secretaría de Educación, realiza intercolegiados y festivales en los que los estudiantes muestran lo aprendido en sus procesos de formación deportiva.

La meta es que para 2020 su cobertura llegue a un total de 338.983 niños, adolescentes y jóvenes en Bogotá. “Buscamos seguir ofreciéndoles las herramientas que contribuyan en la transformación de su proyecto de vida”, concluye Molano.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.