salud

Un nuevo centro médico para la ciudad

En julio de 2019 se inauguró el Centro de Atención Permanente Bicentenario. Hoy beneficia a más de 14.000 habitantes y tuvo una inversión de 4.800 millones de pesos.


Espera y postergación. Durante dos años esas fueron las palabras que más escucharon los habitantes del barrio Bicentenario y sus alrededores –una de las zonas más vulnerables de la ciudad– respecto a la apertura de su único centro de salud. Cada mes los alcaldes prometían fechas. Ninguno cumplía. Mientras tanto, los pobladores debían acudir a un hospital ubicado a más de 18 minutos de distancia (¿A pie? ¿En carro?). Los líderes comunales decían que todo era culpa de la carencia de voluntad política.

Después de varias semanas de concertación y trabajo la administración de Pedrito Pereira decidió poner manos a la obra. “El acceso a la salud es un derecho fundamental que se debe blindar de situaciones administrativas adversas, crisis políticas y de la corrupción. Debe ser una prioridad en las gestiones gubernamentales dado que la vida de la población se encuentra en juego”, dijo el mandatario en el discurso de inauguración del tan esperado Centro de Atención Permanente (CAP) Bicentenario, el 15 de julio de 2019.

Lea también: Modernizar la salud, la conclusión de la mesa de expertos en el Foro Colombia 2019

Siete días después de su inauguración el CAP tuvo apertura al público de la mano de su operador, ESE Cartagena de Indias. Solamente ese día recibió a más de 200 pacientes que fueron atendidos. Hoy, tras un mes de labor, es sinónimo de esperanza para los 14.000 habitantes de los sectores de Bicentenario, Villas de Aranjuez, Colombiatón, Flor del Campo y urbanización La India, quienes reciben atención en medicina general, consulta externa, odontología, laboratorio clínico, farmacia, programa de promoción de salud y prevención de enfermedades y urgencias.

El CAP Bicentenario, con una inversión de 4.800 millones de pesos, es uno de los más modernos de la ciudad. Tiene 4.500 metros cuadrados, áreas amplias y equipos de tecnología de punta. Es más, gracias a lo anterior el programa arquitectónico fue avalado por el Departamento Administrativo Distrital de Salud como centro médico de primer nivel de complejidad.

Así, pues, la ciudad disminuye sus brechas, respeta los derechos de sus habitantes y construye soluciones para todos los habitantes.