Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 5/20/2019 12:00:00 AM

Usted puede lograr que tragedias como la del Aeroflot, en Rusia, no se repitan

Basta con prestar atención (de verdad) a las instrucciones de seguridad que se dan en cada vuelo. Si los pasajeros de este avión las hubieran seguido y hubieran obrado con solidaridad, quizá se habrían evitado 41 muertes.

Cómo evitar tragedias en accidentes aéreos siguiendo instrucciones de seguridad Ser pasajero de avión tendría que requerir unas horas de instrucción. Foto: Esteban Vega La Rotta

Vivimos en los tiempos de la devoción frenética por captarlo todo en fotos y video. Y como casi nada se escapa al registro de una cámara, bien sea la de un teléfono móvil o una de vigilancia estratégicamente instalada, nos acostumbramos a ver hasta las cosas más desquiciadas.

Sin embargo, sobrecoge repasar las imágenes del avión de la compañía rusa Aeroflot que aterrizó envuelto en llamas en el aeropuerto Sheremétievo de Moscú. Y aún más las del fuego captado desde el interior de la aeronave, un Sukhoi Superjet-100 con 78 personas a bordo. Inevitable pensar en el valor, o la frialdad, de quien grabó con el acoso de la muerte a su costado.

Por esos mismos videos se sabe que varios pasajeros salieron con su equipaje de mano por la parte delantera a través de toboganes de emergencia mientras el fuego consumía el fuselaje. Mientras estas personas sacaban sus pertenencias se perdieron segundos cruciales para que 41 pasajeros, de la fila 11 hacia atrás, lograran llegar a la salida. Y no lo lograron.

Le puede interesar: Los 10 accidentes aeronáuticos más dolorosos de Colombia

Indigna pensar que algunos se hayan obstinado en sacar su morral o su maleta de ruedas. Lo demás toca imaginarlo: ubicar las salidas de emergencia, avanzar en cuclillas por un pasillo para evitar el humo, aflojar una ventana, habilitar una de esas herméticas puertas o saltar a un tobogán para alcanzar la pista es algo que por fortuna no hemos hecho en circunstancias reales. Pero deberíamos hacerlo en simulacros.

En video, el recurso preferido del mundo moderno, se repiten, vuelo a vuelo, las instrucciones de seguridad. Y de tanto verlas y escucharlas a medias terminan por volverse paisaje. Seguramente hemos aceptado alguna vez sentarnos en la línea de las salidas de emergencia y hemos seguido las recomendaciones de los auxiliares. No solo con temor sino con la silenciosa convicción de que, si resultase necesario, no sabríamos hacerlo bien. No se puede hacer algo bien sin saber y no se puede aprender en medio del pánico.

Lo que ocurrió en Rusia debería ser una alerta para todos. Ser pasajero de avión debería requerir unas horas de instrucción, así como sucede para conducir un carro. Las empresas de transporte aéreo podrían diseñar módulos donde los usuarios simulen emergencias y ensayen procedimientos básicos: encontrar el chaleco debajo de la silla, sacarlo, inflarlo y ajustarlo, o activar una máscara de oxígeno y ponérsela correctamente, por ejemplo.

Cada vez que viajamos en avión ponemos en manos de la aerolínea y de la tripulación nada menos que nuestras vidas y las de quienes nos acompañan. Pero a veces, como en ese domingo fatídico en Moscú, la supervivencia puede estar en nuestras propias manos.

*Directora de información internacional de Caracol Televisión.

EDICIÓN 1950

PORTADA

María Paula Correa, el poder en la sombra

Su nombramiento como jefe de gabinete convierte a esta joven abogada en la segunda persona más importante del Gobierno después del presidente Duque. ¿Quién es ella?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1950

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.