Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/30/2019 12:00:00 AM

Hay que ponerla fe a la reapertura total de la vía al Llano

En estas líneas, el columnista Gonzalo Mallarino hace un llamado a las autoridades para a seguir teniendo fe en la apertura de la carretera.

Columna de opinión de Gonzalo Mallarino sobre la vía al Llano Gonzalo Mallarino, escritor. Foto: Esteban Vega La-Rotta

Con mis amigos Tatiana Arboleda y Ember Estefen íbamos mucho a Villavicencio a visitar el colegio Espíritu Santo, de la familia Pardo. Gente buena, sincera. Paula y Andrés Elías llevan años moldeando un proyecto que se llama Ciudad Educadora y que acogerá a todo el llano y otros territorios colombianos. Van a apostar todo por eso.

Hace falta tener fe. Hace falta creer en la tierra y en su gente.

Delante de este país de ingenieros y constructores que no han logrado en 200 años de vida republicana hacer una puñetera carretera. No se pide que hagan los puentes que los europeos hicieron en los Alpes hace 150 años, o el túnel que va por debajo del mar y une a Gran Bretaña con Francia, o un aeropuerto flotante en el Asia. No. Solo una carretera. Con un sistema elemental que contenga los desprendimientos de las montañas cuando llueve. Un gavión, una terraza, una malla, unos puntales, ¡algo!, ¡yo qué sé!

Los educadores, los comerciantes, los hoteleros, los industriales, los campesinos, los artesanos. Todos. Poniéndole buena cara a la cosa. Buscando cómo replantearse la profesión, el servicio a los clientes, la vida. Y este Estado inepto y deshonesto hace 200 años. No les responde. No está a la altura histórica de sus regiones.

Hace falta tener fe.

Lea también: Las pérdidas por el cierre de la vía al Llano superan los 2 billones de pesos

Podrían coger sus cosas e irse para Miami. Pero, no. Aquí están. Mejor dicho, allá están. Besarían cada palmo de tierra, cada mata, cada acequia, cada flor de sus veredas. Saben cómo huele su tierra en las mañanas y como brilla el sol en los granos de las sementeras o en los ojos de las ganaderías.

Ahora hay verano. La carretera será reabierta en estos días. Pero a fin de año ¡va a llover¡ ¡Ojo! Estadistas, ministros, cámaras de la no sé qué, muévanse, hagan algo, hagan lo que tienen que hacer. Tienen que cumplirle al Meta y al llano.

Hace 90 años escribía don Tomás Rueda Vargas esto, a propósito del internado de un colegio en Bogotá: “Tenemos pues, que empujar mucho más y trabajar hasta poder corresponder ampliamente a la confianza de nuestros clientes, y prestar así un gran servicio al país contribuyendo a cimentar la unidad nacional bastante floja, y que se aflojará definitivamente el día en que las familias despachen a sus hijos a estudiar a Panamá y Estados Unidos, como ya está sucediendo en proporción alarmante”.

¡Hace 90 años! En verdad, a veces no se explica uno cómo este país sigue unido. Siempre desde las regiones, con la fuerza de regiones como el Meta, y alrededor de un centro oscuro y amorfo.

*Escritor.

EDICIÓN 1961

PORTADA

Partitura para un diálogo

Mientras la sinfonía de la protesta sigue en las calles, la conversación nacional en su primera semana entró en un paréntesis. ¿Cómo rectificar el rumbo?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1961

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.