Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 9/30/2019 12:00:00 AM

Un bioparque de armadillos en el Meta

Los ocarros son la inspiración para nombrar al bioparque más importante de Villavicencio. Un lugar para asombrarse con la diversidad y la riqueza natural de Colombia.

Visita los armadillos del Bioparque los Ocarros en Villavicencio, Meta En los Llanos Orientales viven cinco de las 21 especies de armadillos. Foto: David Amado

Perezosos, osos mieleros, venados, paujiles y dantas se empiezan a acercar. Es la hora de la comida en el Bioparque Los Ocarros. Y aquí las manzanas, sandías, papayas, bananos e incluso el queso que reciben serían perfectamente aptos para consumo humano. A ningún animal se le dan sobras. Hasta los ratones con los que se alimentan los reptiles crecen con una dieta natural de primera calidad, explica Carlos Eduardo Rojas, director administrativo y comercial del bioparque.

Además de prestar un servicio turístico completo –el bioparque recibe más de 200.000 visitantes anuales–, a través del Centro de Atención y Valoración Veterinaria el equipo del bioparque protege reptiles, aves, peces y mamíferos víctimas de tráfico, maltrato e intentos de caza ilegal. Este también es el hogar de dos ejemplares de ocarro, una especie de armadillo en peligro de extinción. En 2012, de la mano de instituciones privadas, gubernamentales y académicas, nació el Programa de Conservación y Manejo de los Armadillos en el área de influencia del oleoducto de los Llanos Orientales. El propósito es cuidar la vida del ‘arquitecto de la naturaleza’, título que ostenta el armadillo debido a la labor que realiza cavando cuevas que transportan oxígeno y nutrientes en el suelo.

Los armadillos son considerados fósiles vivientes. Desde Estados Unidos hasta Argentina reciben muchos nombres: kirkinchu, cuzucu, mulita, tatú, cachicamo. En los Llanos Orientales están presentes cinco de las 21 especies que existen: nueve bandas, sabanero, espuelón, coletrapo y el ocarro o armadillo gigante.

Vea también: El Meta, un destino que atrae

Los ocarros miden entre 75 y 100 centímetros y su cola, cubierta por placas pentagonales, alcanza el medio metro de longitud. Pueden llegar a pesar 50 kilogramos y aman el agua. Es una especie nocturna y en el día disfrutan de largos letargos en una cama de paja seca. Su dorso está cubierto por una armadura ósea gris, bordeada por una fina línea amarilla. Su vientre es suave y de color rosa. Sus patas delanteras terminan en tres enormes garras, la más grande alcanza los 20 centímetros.

Los recorridos en el bioparque arrancan a las nueve de la mañana y finalizan a las cuatro de la tarde. Durante estos los viajeros se entretienen observando dantas, aves, anacondas, cocodrilos, tortugas, serpientes, felinos, peces, primates, osos. Y los colores del zopilote rey. Y los imponentes cocodrilos del Orinoco, que interactúan con los simios.

Este es sin duda uno de los grandes atractivos del Meta. ¡Bienvenido!

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.