historia

“Me animaría a manejar si consiguiera un Lotus Elan”

Por: Eduardo Arias*

Lo dice el periodista Eduardo Arias, quien odia conducir y solo tomaría el volante si tuviera el carro de Emma Peel en ‘Los Vengadores’. Lo suyo es caminar. Pero no puede negar que le gustan los carros.


Desde niño me acostumbré a vivir sin carro. Crecí en una época en la que el automóvil todavía era un lujo y las familias, aun las más pudientes, tenían uno solo, o a lo sumo dos. Así que era común crecer sin saber manejar.

Mi papá había comprado un Studebaker modelo 53 muy bonito pero dejó de usarlo porque tenía problemas de visión. Yo era aún muy pequeño. El carro fue a parar al garaje de la casa de mis abuelos. Así aprendí a coger bus, a caminar por la ciudad y a montar en bicicleta.

Lea también: Jorge Cortés: "Los carros son mi otro yo. Sin ellos me muero"

Al casarme, quien sí tenía carro era mi esposa, así que desde entonces ella me “choferea”. Bueno, a ratos y no todos los días, pero siempre en ocasiones especiales, como cuando se arma algún gran paseo familiar.

Lo cierto es que aprendí a manejar en 2004 para realizar un reportaje en la revista SoHo (lo pueden leer en la web, se llama ‘24 horas de insultos como aprendiz’). Hice las prácticas por las calles de Bogotá y las carreteras de la sabana, pero no asistí a los cursos teóricos, así que nunca obtuve la licencia.

La verdad, no me ha hecho falta. Me aburre sobremanera el tráfico de Bogotá. Y si de copiloto soy malgeniado e impaciente, cuando voy al volante no paro de pitarle a todo el mundo ante cualquier imprudencia que detecto. Por el bien de la humanidad es mejor que yo no maneje.

Pero, confesándome, es raro que no lo haga porque desde niño me han gustado mucho los carros. Tenía pocos años y ya sabía distinguir muchas de las marcas y modelos de automóviles de los años cincuenta y sesenta que veía pasar por las calles y por las hojas de la revista Mecánica Popular, que coleccionaba mi tío Gustavo. Me encanta la Fórmula 1 y a menudo me detengo en las vitrinas de los concesionarios cerca de mi casa. Miro desde los utilitarios chinos hasta los Ferraris.

También le puede interesar: Hace 120 años arribó el primer automóvil a Colombia, así fue su llegada

Quizás me animaría a manejar si consiguiera un Lotus Elan como el que usaba Emma Peel en la serie de televisión Los Vengadores. De lo anterior se deduce que moriré siendo un peatón al que le fascinan los carros.

*Periodista.