Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/1992 12:00:00 AM

ALAS DE LIBERTAD

EL ROMPIMIENTO CON LOS ESQUEMAS Y LA INTEGRACION DE LAS<BR>MANIFESTACIONES ESTETICAS CARACTERIZAN AL TEATRO CONTEM<BR>PORANEO

ALAS DE LIBERTAD, Sección Cultura, edición 520, May 18 1992 ALAS DE LIBERTAD
EL TEATRO ESTA abandonando la articulación del diálogo para acercarse cada vez más a la danza". Esta frase, del director artístico Eduard Miler, del grupo Mladinsko, de Eslovenia, que presentó una de las más espectaculares obras que se han visto en Colombia en mucho tiempo, "Sheherezada", resume la que se podría llamar la principal característica del teatro contemporáneo. Un teatro que ha roto sus propias leyes para que la ilegalidad sea de una vez por todas una ley universal en el arte.
Ante la irrupción desaforada del cine y la televisión, era previsible que el teatro tomara otros rumbos, que replanteara sus reglas de juego, que revisara sus patrones sugestivos ante un público cada vez más especializado. Pero esta revisión no fue tomada en términos de buscar una expresión progresista. Al igual que la plástica postmodernista que decidió aniquilar los "ismos" para dejar de lado la idea de que cada movimiento nuevo debía anular los anteriores, el teatro ha liberado su forma de expresión. Y la única manera de hacerlo era trabajar con un lenguaje universal, común a todas las tendencias y a todas las culturas: la danza.
Sin embargo, curiosamente la danza no es una búsqueda. Es un reencuentro, un retorno a las formas más primitivas de manifestación cultural. Un regalo de la antiguedad.
La universalidad de la danza ha dado pie a directores y dramaturgos para explorar nuevos caminos en el campo del teatro. Estos nuevos terrenos frecuentados en el transcurso de la historia de la dramaturgia por separado han confluido en una integración en el tiempo para hacer explotar las tendencias, hasta el punto de que, páradójicamente, la "tendencia" del teatro contemporáneo es la negación de las tendencias. Tanto, que las obras contemporáneas no poseen una estructura capaz de hacer que el espectador sintetice su argumento. Sólo es posible expresar una vivencia de la obra, pero no su síntesis temática.
Durante el III Festival Iberoamericano de Teatro, que acaba de culminar en Bogotá, el público colombiano pudo darse cuenta de esta concepción en muchas de los montajes que se presentaron.
Obras tradicionales como "Sueño de una noche de verano", de William Shakespeare, fueron replanteadas desde otra perspectiva. La de Shakespeare se planteó en dos versiones diferentes (una del teatro "La Comedia" de Bucarest, y otra del grupo Footsbam de la CEE) y con una visión muy personal de cada director. Visiones imposibles de encasillar en cualquiera de los movimientos inventados por el modernismo. Ni siquiera dentro del vanguardismo, que los mismos directores insisten en encajonarlo dentro de la enmarañada estructura modernista.
La búsqueda del teatro contemporáneo rompe los esquemas. Cada director es libre de tomar 103 elementos que le plazca, sin temor a sentirse anacrónico. En pocas palabras, el teatro de hoy es un teatro de director y no de autor. Y la idea común es la de centrarse más en la expresividad y en el movimiento, que en la fidelidad a los textos.
"Sheherezada" es un buen ejemplo de esta característica.
La dificultad del idioma no fue un obstáculo para que el público colmara de aplausos y ovaciones a los actores eslovenos. "En una sociedad sobresaturada de mensajes directos, en que el hombre es ya alérgico a escuchar y ha perdido su capacidad de sorpresa, comenta Eduard Miler, el teatro busca, ante todo, rescatar esa virtud perdida del ser humano: la desorprenderse. "
Y a juzgar por lo visto en el transcurso del festival, el teatro contemporáneo se vale de una gran diversidad de elementos para sorprender. Desde escenografías espectaculares y efectos especiales, hasta virtuosas composiciones musicales y elegantes expresiones de ballet.
De igual forma se ha visto resurgir la técnica circense dentro de las realizaciones escénicas, lo cual es una reafirmación de que el teatro actual se sale de los textos para buscar en la forma una profundidad humana aún mayor.
Así lo entiende también el director Toni Servillo, del grupo Uniti, de Italia, que presentó "Rasoi". "No hay necesidad de comprender el denso dialecto napolitano, para entender la obra.
El movimiento, la expresividad poética, la música y la capacidad histriónica de los actores, fue suficiente para lograr una comunicación con el público. La sola música de las palabras es ya un lenguaje asequible, es ya un encuentro".
En este orden de ideas, el teatro del tercer milenio será un teatro en donde se integren todas las manifestaciones estéticas, de la misma forma en que lo hicieron las antiguas civilizaciones de oriente y occidente a través de la danza. Lo cual no es una exigencia para no seguir explorando los terrenos de la expresión individual, como la del argentino Alfredo Alcón con "Los caminos de Federico", o los senderos enigmáticos del teatro del absurdo, como en "Final de Partida".
Lo único cierto es que mientras el teatro siga siendo un vehículo para visitar el alma del abandonado hombre contemporáneo, cualquier expresión es válida, así los parámetros se rompan en mil pedazos.

EDICIÓN 1892

PORTADA

Los lunares del gobierno de Santos

La pobre implementación de los acuerdos con las Farc, el auge de los cultivos de coca y la mermelada en las relaciones con el Congreso proyectaron las principales sombras sobre el gobierno que termina.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.