Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/23/1998 12:00:00 AM

BESOS QUE MATAN

Un clásico suspense alrededor de un enigmático sicópata al que le gusta coleccionar mujeres.

BESOS QUE MATAN, Sección Cultura, edición 825, Mar 23 1998 BESOS QUE MATAN
Quienes hayan visto Seven no podrán evitar comparar el Morgan Freeman de la reciente película de Gary Fleder, con aquel astuto policía que desenmascara el misterio del perverso sicópata que jugaba a la venganza basado en los siete pecados capitales. El personaje parece el mismo, sólo que en esta ocasión, Freeman tiene que lidiar con un perturbado mental que se hace llamar Casanova y al que le gusta secuestrar mujeres para aumentar su exclusiva colección de amantes, entre ellas la sobrina del propio Freeman, quien terminará involucrado sentimentalmente con tan atroz caso. Con la perversidad de El silencio de los inocentes y las pistas enigmáticas de Seven, Besos que matan va atrapando al espectador con un suspenso que hace recordar a los clásicos del género. Sólo que la película concentra la tensión casi exclusivamente en ocultar la identidad del sicópata, un efecto que da resultado en la medida en que transcurren los minutos, pero que bien puede llevar a la decepción en el desenlace, tal y como suele ocurrir con muchas cintas análogas. La forma de actuar del criminal y el palacete subterráneo de doncellas donde el secuestrador esconde a sus víctimas, son dos poderosas armas con las que cuenta el director para transmitir la magnitud del drama y la terrorífica mente que se esconde detrás de él. Pero ocultar la identidad del enemigo, más que alimentar el suspenso, termina por restarle encanto a una película cuyo desarrollo argumental _libre de trucos_ era suficiente para causar el efecto deseado.

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1890

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.