Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/1992 12:00:00 AM

CABO DE MIEDO

En una producción digna de su estilo, Martín Scorsese explora finamente el terror sicológico.

CABO DE MIEDO CABO DE MIEDO

A MARTIN SCORsese le gusta atacar la moralidad por todos sus flancos. Seduce al espectador hasta llevarlo a cuestionarse seriamente sobre sus preceptos éticos y sobre sus conductas. Este sugestivo estilo cinematográfico lo utilizó en su escandalosa película "La última tentación" y lo hizo también evidente en "Taxi Driver" y "Buenos Muchachos".
En su más reciente producción, Scorsese introduce una variable que le sirve para seguir instigando: la figura de un sicópata asesino (Robert DeNiro) que se convierte en la desgarradora conciencia de un abogado californiano, que faltó a la ética cuando lo defendió ante un tribunal que le acusaba de violar a una adolescente. Al cumplir su condena, el sicópata Max Cady vuelve para tomar venganza. Una venganza lenta y despiadada: la de maltratar a su familia, sin tocarlo.
El suspenso sicológico utilizado por Scorsese le valió a Robert DeNiro una nominación al Oscar como Mejor Actor y otra a la actriz Juliette Lewis como Mejor Actriz de Reparto. Lewis hace el papel de la hija de Sam Bowden, el abogado defensor. La relación entre ella -una adolescente de 15 años- y el sicópata, en donde la atracción y la repulsión, el amor y el odio, se confunden, es uno de los mayores logros de esta película. Una película en la que fácilmente se mezclan el bien y el mal de tal manera, que es difícil diferenciar cuál es cuál. -

EDICIÓN 1893

PORTADA

Gobierno de Duque: un despegue con ventarrón

El llamado de Duque por la unidad del país fue empañado por el beligerante discurso del presidente del Senado. ¿Puede esto afectar la gobernabilidad del nuevo mandatario? Análisis de SEMANA.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1893

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.