Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2000 12:00:00 AM

Carlos Gardel en la voz de Marcelo Alvarez

Uno de los grandes tenores de la actualidad se pone al servicio de 13 legendarios tangos del ‘Zorzal Criollo’

Carlos Gardel en la voz de Marcelo Alvarez Carlos Gardel en la voz de Marcelo Alvarez
Si de hacer la lista de los tenores de hoy se trata no cabe duda de que el argentino Marcelo Alvarez sería uno de ellos. Porque su nombre se sitúa hombro a hombro con su compatriota José Cura y el francés Roberto Alagna. Por fortuna no hay espacio a comparaciones: Cura está en la línea dramática, Alagna en el terreno de los lírico-spinto y Alvarez es de clara estirpe lírico belcantista.

De los tres, Alvarez, de 37 años, es quien tiene la carrera más breve pues se inició tarde en el canto profesional. Para conseguirlo este contador, nacido en Córdoba, se vio forzado a renunciar a su trabajo en una fábrica de muebles en su ciudad porque el polvo del aserradero le causaba problemas respiratorios. Animado por su esposa se dedicó a la música y, pese a que en Buenos Aires le sugirieron abandonar el canto, “me decían que era demasiado viejo para iniciar esta carrera”, su esposa lo apoyó: “Si ya nos tiramos al vacío... mejor lanzarnos al océano”.

Se fueron a Italia, allí cantó para Gianandrea Gavazzeni, una de las leyendas vivientes del arte lírico italiano, quien consideró su edad una ventaja: un hombre maduro que no se dejaría marear al primer éxito y una voz excepcional.

Lo cierto es que en cosa de apenas un par de años Marcelo Alvarez ha debutado con éxito en absolutamente todas las grandes casas de ópera del mundo: desde la Scala hasta la Metropolitan neoyorquina, pasando por el Covent Garden de Londres, la Saatsoper de Viena y la Opera de París. El año pasado su primer disco dedicado al bel canto italiano, grabado para la Sony Classical, recibió elogiosos comentarios de la crítica.

Aparece ahora, en el mismo sello, su segunda grabación. Esta recoge canciones de Carlos Gardel, el cantante de tangos más querido de la historia y el necesario punto de referencia para la interpretación de las melodías del arrabal.

Gardel —dice Alvarez— escuchó a los grandes de la ópera, entre ellos al mismo Enrico Caruso, y “eso se nota en ciertos pasajes técnicos de su canto pues logra trucos que hacían los líricos de la época”. Asegura no conocer a ningún argentino que no esté entreverado con Gardel y, como su forma de expresión es el canto, pues lo repite con su voz. “No lo imito, lo repito”, pues considera una falta de honestidad artística imitar los productos populares “para demostrar que se los puede cantar más adecuadamente”, pero tiene la conciencia clara de que él no es Gardel.

El disco, que cuenta con los arreglos y la dirección del compositor Jorge Calandrelli, respeta el espíritu original de las13 canciones seleccionadas, 11 de ellas escritas por el propio Gardel, y tiene algo del sonido del tango moderno. Además Calandrelli respeta la instrumentación de bandoneón, piano, violín, guitarra y contrabajo con pequeña orquesta.

El recorrido lo abre Tomo y obligo. Poco a poco Alvarez pasa revista por El día que me quieras, Por una cabeza, Volver, Cuesta abajo, Melodía de arrabal, Caminito y La cumparsita para coronar con Mi Buenos Aires querido, en el cual la ingeniería de sonido ha conseguido el milagro de mezclar su voz con la del mismísimo Gardel, en una grabación de 1934, apenas un año antes a su prematura desaparición en un accidente aéreo en Medellín en 1935.

El gran mérito estriba en el hecho de que Alvarez haya conseguido poner al servicio de los tangos de Gardel, no sólo los buenos oficios de su voz deslumbrante sino el mejor sentido de la honestidad interpretativa que, en estas aproximaciones de los cantantes líricos a la música popular, es rara-avis.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com