Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/6/2005 12:00:00 AM

Con aroma de café

Detrás de los almacenes Juan Valdez en todo el mundo está el sello del arquitecto colombiano Juan Carlos Rojas.

Con aroma de café, Sección Cultura, edición 1188, Feb  6 2005 Una silenciosa pero destacada obra ha desarrollado Juan Carlos Rojas en los últimos años.
Para las personas que caminan frente al edificio de la Federación de Cafeteros en la calle 57 con Lexinton en Nueva York, es casi inevitable detenerse a contemplar la gigantesca valla metálica que envuelve una fachada de cinco pisos en la que está impresa una de las imágenes más emblemáticas de la cultura colombiana, la de Juan Valdez.

Los bogotanos viven la misma experiencia cuando llegan a la esquina de la calle 73 con carrera novena, donde fue inaugurado el año pasado un cubo de vidrio, madera y acero en medio de una plaza que se ha convertido en un oasis en pleno corazón financiero de la capital. Ahora tomarse un café colombiano es una excusa perfecta para interrumpir el agitado ritmo de vida que se vive en los aeropuertos o en las principales ciudades del mundo. Y qué mejor que ese momento de calma permita también disfrutar otro producto colombiano de gran calidad: los diseños del arquitecto bogotano Juan Carlos Rojas.

El programa de Tiendas Juan Valdez inició su camino en Colombia en septiembre de 2002. Camino que se concretó con la inauguración del café del aeropuerto El Dorado de Bogotá después de un concurso arquitectónico ganado por Rojas. Ante la buena acogida ya se han abierto 13 locales en el resto del país y dos en Estados Unidos.

La producción de este arquitecto empezó con el diseño de viviendas cuando cursaba séptimo semestre en la Universidad de los Andes. Después creó la imagen arquitectónica del Banco del Estado y en 1987 fundó su propio taller de arquitectura, con el que ha construido diversos proyectos. También ha sido profesor de taller y director de tesis en la Universidad de los Andes de Bogotá y profesor invitado en la Escuela de Arquitectura Isthmus en Ciudad de Panamá.

Para el diseño de los cafés, Juan Carlos Rojas ha plasmado un sello que ha caracterizado su obra en los últimos años. Preocupado porque cada edificio tenga personalidad propia, ha rechazado la fórmula de diseñar un prototipo de local que sea replicado en todo el mundo al estilo de los restaurantes de comida rápida estadounidense. Por el contrario ha interpretado diferentes variables como el programa de necesidades, el tipo de cliente y el lugar donde estarán construidos. A partir de esto ha diseñado diferentes locales y barras en aeropuertos, stands temporales en centros comerciales, e incluso ha adaptado una antigua finca en el Parque del Café, en Quindío. También ha llevado los cafés a espacios culturales como el Museo de Botero en Medellín y las salas temporales del Museo del Banco de la República en Bogotá. "Creo en la arquitectura, donde no existen reglas inquebrantables. No creo en los proyectos hechos para hacer lucir al arquitecto; el que se debe lucir es el edificio", dice Rojas al referirse al espíritu de sus edificios.

Este trabajo ha tenido como recompensa el premio a mejor proyecto arquitectónico en la Bienal Panamericana de Quito que le fue otorgado junto al maestro Enrique Triana por el diseño de las salas temporales del Museo del Banco de la República, donde también diseñaron un café Juan Valdez. Antes había recibido una mención de honor en la bienal de arquitectura colombiana de 2004 por el café de la calle 73 en Bogotá.

Después del reconocimiento conseguido en Colombia, el siguiente reto para los cafeteros era ingresar al mercado de Estados Unidos. Para eso la Federación contrató un análisis que concluyó que una pieza fundamental en la consolidación de la marca en ese país estaba en el diseño de los locales. Este análisis también sugería que el diseño estuviera preferiblemente a cargo de una firma internacional con mayor peso que el de Juan Carlos Rojas. Frente a esta realidad, Rojas presentó ante la Federación una propuesta, en asocio con el joven estudio Hariri &Hariri de Nueva York. Su propuesta fue la mejor y quedó con vía libre para diseñar un almacén en Washington y otro en Nueva York.

El reto esta vez era plasmar un concepto arquitectónico que representara un producto del campo colombiano para consumidores de las principales ciudades del mundo. Además, el proyecto debía contemplar espacios para exhibición de productos alternos al café como ropa y accesorios. El resultado logrado en los locales de Nueva York y Washington ha generado un impacto tan positivo en los clientes, que en estos primeros meses de funcionamiento las ventas superan las expectativas proyectadas por la Federación.

En la actualidad Juan Carlos Rojas trabaja en otro reto, el diseño del nuevo café que se inaugurará a finales de este año en la ciudad de Seattle. Todo esto, mientras espera que la Federación de Cafeteros defina la apertura de locales en Europa y Asia. De concretarse este idea, hasta esos lejanos continentes llegará el aroma del café y de la buena arquitectura colombiana. La arquitectura de Juan Carlos Rojas.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com