Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/17/1999 12:00:00 AM

CORTAZAR ME CAMBIO LA VIDA

A propósito del lanzamiento de su novela 'La amigdalitis de Tarzán', SEMANA dialogó con <BR>Alfredo Bryce Echenique, uno de los escritores latinoamericanos más importantes del momento.

CORTAZAR ME CAMBIO LA VIDA CORTAZAR ME CAMBIO LA VIDA
Acaba de lanzar en Colombia La amigdalitis de Tarzán y en mayo presentará en Madrid su
más reciente libro de cuentos: Guía triste de París. Sin embargo lo nuevo de Alfredo Bryce Echenique no
son sus libros, quesiguen cautivando a sus seguidores, sino la decisión de retornar a Lima luego de más de 30
años de vivir en Europa. Recién desempacado tuvo que viajar a México y luego a Colombia, donde acaba de
participar en la Feria Internacional del Libro en Bogotá. Considerado uno de los más destacados escritores
latinoamericanos después del boom, Bryce no se deja llevar por los designios del mercado. No se siente un
intelectual. Es más un escritor emotivo al que le gusta compartir su humor frente a la vida con sus cada vez
más numerosos cómplices. SEMANA habló con él sobre su vida en Europa, su forma de escribir y sus lecturas
preferidas.Semana: ¿Es cierto que usted empieza sus libros por el título?Alfredo Bryce Echenique: Mejor, el
título empieza conmigo. Yo no soy un intelectual, no soy un escritor frío que calcula lo que va a escribir
como lo hacía Alejo Carpentier, que cuando escribía la primera palabra ya sabía cuál iba a ser la última. Esa
era una escritura de la inteligencia, lo mío es una escritura emotiva que no busca sino que encuentra. En
el camino van saliendo las cosas. Intento meter en el libro el desorden de la vida, recurro a las lágrimas, a la
oralidad, a tomar el libro y a perderlo.Semana: En el caso de La amigdalitis de Tarzán, ¿el punto de partida
también fue el título?B.E.: El título y el nombre del personaje, Fernanda María de la Santísima Trinidad del
Monte y Montes, que me produjo una sonrisa cuando lo imaginé, y desde allí me involucré mucho con el
personaje. De ahí que me digan que todo lo que escribo es autobiográfico, aunque no sea así. Muchos de mis
amigos me dicen que cómo hago para estar dentro de mis relatos si nada de lo que cuento me ocurrió y
que sin embargo transmito esa sensación de ser yo mismo. "Te tenemos en casa cuando te leemos", me
dicen. Para mí si no hay emoción y si no hay un nombre de la novela que me haga reír, no puedo escribir.
Semana: García Márquez dice que los nombres más hermosos de la literatura los tiene Juan Rulfo, quien los
sacaba de las tumbas. ¿Opina lo mismo?
B.E.: Estoy de acuerdo.
Semana: ¿Y usted también ha ido al cementerio a buscar nombres?
B.E.: No. Pero eso es muy común en los escritores. Uno de ellos era Julio Ramón Ribeyro, quien solía
pasearse por el Pere Lachaise, de París. A mí me llegan sin darme cuenta, como me sucedió en el metro de
París, en donde no sé porqué solté el nombre Baby Schiaffino, que luego sería el protagonista del cuento.
Semana: ¿Para usted los personajes son más importantes que la trama?
B.E.: Por supuesto. En mis novelas hay pocas intrigas, poco suspenso. Yo no soy de esos escritores que te
tienen en vilo, como sucede en la novela negra. Para mí el goce son los personajes. Como decía Graham
Green, "esto es lo que yo vivo", de tal manera que los personajes empiezan a hablar y a hacer cosas que
jamás se te ocurrieron. Entonces improvisas, cambias, alteras, se te van escapando, los tratas de
perseguir...
Semana: Muchos de sus lectores y críticos afirman que el humor es el elemento característico de su obra.
¿No es el humor una especie de resignación, de impotencia ante la vida?
B.E.: El humor funciona como una tabla de salvación en situaciones desesperadas en las cuales los
personajes están hundidos, pero se recuperan para ver el mundo desde una perspectiva irónica, sin crueldad.
El humor debe llevar de la sonrisa a la razón, todo para mejorar el mundo, para hacerlo más tolerante. El
humor mío es el humor irónico, que consiste en decir cosas como "la noche empieza a mediodía", y no de
burlarse del tuerto o del manco, o del avión que se cayó.
Semana: El tema del amor también es una constante en su obra, y sobre todo los amores imposibles, ¿por
qué?
B.E.: Yo creo que los escritores estamos regidos por los temas, y si el amor está en toda mi obra es porque
yo soy un hombre que nunca he tenido tendencia a la historia con 'hache mayúscula, como los escritores
del boom, sino a la de 'hache' minúscula. Privilegio los afectos privados sobre cualquier otra cosa. Por eso, e
incluso en mi última novela, se perciben esos personajes tiernos e irónicos que a pesar del desencuentro
viven el amor en la medida de lo posible. La costumbre es un atentado para la pasión misma.
Semana: Usted dice que escribe la historia con 'hache' minúscula, ¿eso lo hace diferente a los escritores del
boom?
B.E.: Por supuesto, nunca he pertenecido al boom. Yo empiezo a escribir a partir de la lectura de ellos, que
son mis maestros. Pero yo notaba que en la gran inmensa gama novelística del siglo faltaba el humor,
que era lo mío. Me daba temor hacerlo hasta que leí a Cortázar, quien ya traía elementos nuevos, que se
metía en los terrenos de los sueños, del tango, de los boleros, de las rancheras y del cine barato. Ahí percibí
la literatura sentimental y gracias a eso encontré mi camino.
Semana: ¿Qué tanto influyó Cortázar en su obra?
B.E.: Mucho. Cortázar me cambió la vida. La lectura de sus cuentos para mí fue una revelación. Mi cuento
Jimmy en Paracas fue escrito al cerrar un libro de Cortázar. Boté todo lo que había escrito antes y dije "por
aquí me voy", gracias a él sentí que por fin me había quitado la camisa de fuerza. Eso es lo más biográfico
en mí.
Semana: ¿Es cierto que usted extravío su primer libro de cuentos?
B.E.: Sí, al llegar a París luego de vivir en Italia y Grecia me lo robaron en un taxi, y cuando se lo conté a
Mario Vargas Llosa, se indispuso tanto que le dije: "¡Tranquilo que me lo robaron a mí, no a ti". Lo que pasa
es que es tan apasionado de la literatura que la idea de perder un libro lo atormenta. Nunca lo encontré. Lo
escribí otra vez pero ya fue otra cosa.
Semana: ¿Con cuál libro se ha sentido más a gusto leyendo y escribiendo?
B.E.: A mí me gusta releer mucho. A Baudelaire, a Cervantes, pero eso no quiere decir que me esté leyendo el
Quijote todos los días. Tengo mis escritores fetiche pero yo siempre digo que aquella buena novela es la que
uno está leyendo en este momento porque uno se apasiona y sólo habla de ella. De mis libros disfruté
escribiendo una novela que se llama Tantas veces Pedro. Allí sentí que me volqué brutalmente.
Semana: ¿Por qué decidió regresar a Perú?
B.E.: Porque me cansé en Europa, viví muchos años en ciudades como París, Montpellier, Madrid, pero hoy
digo: "Gracias, Europa, ya te saqué el jugo, nos hemos disfrutado mucho", y por eso regreso a Perú. No es
una cosa dramática porque igual tengo que volver a España a presentar mi libro, y además cada rato me están
invitando.
Semana: ¿Fue así de grave el insomnio que describe en su novela Reo de nocturnidad?, ¿literalmente no
durmió en semanas?
B.E.: Yo no dormí nunca. Podían matarme pero no dormirme. En ese entonces vivía en Montpellier y escribí
tanto que me enfermé, pues daba clases por las mañanas, almorzaba mal, me ponía a escribir hasta las
cuatro de la mañana y sólo me alimentababa de café y café.
Semana: ¿Usted disfruta la soledad?
B.E.: Soy solitario pero con muchos amigos, soy amiguero pero no sociable. En las horas en las que oigo
música, o en las que estoy leyendo, tengo que estar muy solo. En alguna novela lo dice uno de mis
personajes: "Soy un solitario que vive en excelente compañía".
"Si no tengo el nombre de la novela no puedo empezar a escribir"

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com