Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/31/1986 12:00:00 AM

¡CUIDADO: LOS GOONIES!

Steven Spielberg recrea las aventuras de unos niños que bien podrían ser cualquiera de nosotros.

¡CUIDADO: LOS GOONIES! ¡CUIDADO: LOS GOONIES!
Había una vez un pequeño pueblo a orillas del mar, llamado Goon Docks y amenazado por un grupo de abogados y urbanizadores para convertirlo en un inmenso campo de golf. Había una vez un grupo de cinco niños y dos chicas llamados Chunk, Brand, Mikey, Data, Stef, Andy y Mouth, quienes aburridos y tensos de esperar la destrucción de sus casas, aburridos por el verano, aburridos por la inactividad, de repente se encuentran con un mapa del tesoro entre las manos y comienzan a buscar y descubren que en pocas horas todo lo emocionante todo lo peligroso, todo lo milagroso, todo lo disparatado, todo lo inestable, todo lo destructor les puede ocurrir cuando tienen que enfrentarse a tres bandidos que quieren también el tesoro, cuando conocen un jorobado que mira televisión encadenado, cuando descubren una cueva, cuando se topan con esqueletos y murciélagos y derrumbes y cascadas y descubren también que por estar aburridos se hallan en medio de los mayores peligros de toda su breve existencia. Se llaman los Goonies.
Todas las aventuras de las novelas de Julio Verne, Emilio Salgari y las películas de Errol Flynn, "El zorro", "Indiana Jones" y "James Bond", están resumidas en esta película que tiene un responsable, Steven Spielberg, el joven realizador que tiene en su carrera cuatro de las ocho películas más entretenidas y taquilleras de toda la historia del cine y quien con esos siete niños y el director Richard Donner (realizador de "Superman" y "La profecía"), y apoyado en los efectos lumínicos, mágicos y técnicos de la empresa dirigida por otro genio, George Lucas, el de "Guerra de las galaxias", ha creado esta deliciosa aventura que jamás cesa en su sentido del suspenso, la excitación y el entretenimiento, además de demostrar que las películas sobre niños no tienen que ser necesariamente idiotas y simples.
Originalmente los Goonies son cinco chicos que andan juntos a todas partes, se quieren y respetan, comparten un juramento secreto e intentan a su manera esquivar la amenaza que los urbanizadores han lanzado sobre sus casas junto al mar. Cuando encuentran ese mapa del tesoro, cuando tienen la certidumbre de que atravesando cuevas y cascadas y lagunas y peligros se toparán con algo que les cambie la vida, no lo piensan dos veces, no se asustan y en el camino se topan con dos chicas a quienes tomarán el juramento de nuevas Goonies. Una de ellas, Stef, es estrafalaria y quiere parecerse a su ídolo, Cindy Lauper, la cantante que interpreta algunos de los temas de la película. Pero lo que los siete niños no saben es que además de todos los peligros que encierra la búsqueda del tesoro, también tienen que luchar contra una pequeña banda compuesta por una anciana y sus dos hijos escapados de la cárcel. El tesoro del pirata es apenas una parte de la aventura porque serán golpeados, encerrados, arrastrados, empujados, heridos, humillados, burlados, colgados y hundidos en toda clase de amenazas hasta cuando sólo les queda la idea de que de esta peligrosa ocasión ya no tienen escape. Pero como en las películas anteriores de Spielberg, como en esa saga de Indiana Jones, quien jamás pierde la sonrisa ni las maneras aunque lo estén torturando con fuego, los siete chicos se levantarán una vez más, morderán una barra de chocolate, pensarán en Cindy Lauper y seguirán peleando contra esqueletos, murciélagos, derrumbes, cascadas, bandidos escondidos, animales ponzoñosos y esos tres antisociales que les pisan los talones mientras se hallan aliados con ese jorobado ingenuo que mira televisión, adora el chocolate y tiene un pésimo sentido del humor.
"Los Goonies" es un regreso al cine de aventuras en el que los peligros y la incertidumbre son los elementos claves, pero ahora, toda la técnica de Hollywood, la misma que ha creado los robots de esa guerra de las galaxias y el tiburón que destroza muslos de bañistas y el extraterrestre que apunta con su dedo largo hacia el firmamento y los marcianos que descienden de la nave-madre y el aventurero que sólo tiene un látigo para defenderse de los árabes enfurecidos, esa técnica que trabaja con miniaturas y back-projections y escenarios pintados y toda clase de trucos maravillosos, esa técnica está presente en este homenaje al buen humor, la ingenuidad, la inventiva y sobre todo, la libertad, ese sentido de hacer lo que se quiere cuando se quiere, especialmente si al final de esa cueva hay un barco cargado con el tesoro del pirata: ¿quién no quiere ser un Goonie, masticar chocolate en barra y arrojarse en esa laguna llena de animales sólo por tocar la superficie dura y áspera de un rubí que alguna vez una reina llevó colgando del cuello?

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com