Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 3/30/2019 7:45:00 PM

Custodia compartida de Xavier Legrand, el terror de la realidad

Esta película francesa, ganadora del León de Plata en el Festival de Venecia, es un híbrido raro entre el realismo social y el cine de terror.

Custodia compartida de Xavier Legrand, el terror de la realidad Léa Drucker, Denis Ménochet y el joven Thomas Gioria protagonizan esta dura cinta llena de grandes interpretaciones.

Título original: Jusqu’à la garde

País: Francia

Año: 2017

Director: Xavier Legrand

Guion: Xavier Legrand

Actores: Denis Ménochet, Léa Drucker, Thomas Gioria

Duración: 93 min.

Calificación: 3 estrellas.

La ópera prima de Xavier Legrand, ganadora en los premios César a mejor película, actriz y guion, es un plato duro, difícil de ver; una mezcla extraña entre realismo social y filme de terror que, quizás por esa misma mixtura inesperada, resulta efectiva, aunque solo hasta cierto punto.

Todo comienza en una audiencia ante una jueza a la que llegan un hombre, una mujer y las dos abogadas que los representan. La jueza explica los pormenores del caso: tras un divorcio, ella ha sido asignada para decidir acerca de la custodia de los dos hijos. La hija mayor está a punto de cumplir 18, así que solo queda ver qué pasa con Julien (Thomas Gioria), el menor, a quien el padre no ha visto hace tiempo.

Le puede interesar: "The White Crow": la historia de Rudolf Nureyev llega al cine

Hasta acá la película sigue los esquemas del cine realista: tomas largas, nada de música, personajes que hablan muy poco y que no dejan ver mayores señales de su interioridad, es decir, de lo que piensan, sienten o consideran.

Esta aproximación distante hace que la sesión ante la jueza sea un misterio. ¿Está siendo el padre injustamente separado de sus hijos? ¿Es un abusador? ¿La mujer le ha lavado el cerebro a sus progenitores? ¿Qué tanto puede uno saber de la situación subyacente basándose en la exterioridad que ofrecen documentos y procedimientos legales?

El filme funciona en buena parte por el casting. El marido (Denis Ménochet) tiene una presencia masiva y parca; es una especie de hombre oso de ojos semicerrados y boca recta, del que, a primera vista y durante la primera mitad de la película, es imposible saber si produce terror o ternura, si es víctima de una campaña de desprestigio o si es una verdadera amenaza. Su esposa (Léa Drucker) se ve dura y distante, mientras que el hijo, con una actuación espectacular, se encarga de hacer visible la complejidad de la tensión que los adultos han aprendido a disimular.

Es curioso cómo en ambas partes del filme, a pesar de usar códigos de género distintos, se mantienen decisiones formales que incluyen tomas largas, movimientos de cámara fluidos y muchos seguimientos por la espalda de los personajes. Lo que cambia es su sentido profundo: aquello que en modo realista es una forma de situar a los protagonistas en su entorno y de ver cómo lo navegan y se relacionan con él, en modo de terror sirve para aumentar la tensión y subrayar la precariedad en la que se encuentran.

Le sugerimos: “Traté de transmitir las situaciones en las que aparece la violencia psicológica, la humillación, la amenaza”, entrevista exclusiva de ARCADIA a Xavier Legrand

La mezcla de géneros es una apuesta arriesgada por los objetivos de los dos, que rara vez concuerdan. Mientras el realismo intenta ofrecer una mirada a dinámicas sociales puntuales, el terror le apuesta más a los efectos que a la exploración de las causas.

Inspirada, entre otras cosas, por El resplandor, la segunda parte de la película ofrece los placeres de una tensión asfixiante, controlada e incómoda; aunque es un placer que viene con su precio: abandonar la promesa inicial de hacer un retrato de estas vidas entrelazadas y la manera como se reconfiguran y se transforman tras un divorcio.

Vea aquí el tráiler

CARTELERA

El gran terremoto - 2½ estrellas

Continuación de La última ola (2015), en la que aparece un geólogo noruego traumatizado por un tsunami, este debe ahora enfrentar un terremoto en Oslo.

Nosotros - 3 estrellas 

En su segunda película, Jordan Peele (Get Out) continúa usando el género del horror para explorar las tensiones históricas, sociales y económicas del presente.

En Nosotros, Lupita Nyong‘o entrega una interpretación que muchos consideran digna de premio Óscar.

Las dos reinas 2½ estrellas

Drama de intrigas cortesanas entre María de Escocia e Isabel de Inglaterra.

Burning - 4 estrellas

El director coreano Chang-Dong Lee regresa tras una pausa de ocho años con una película de suspenso que entreteje romance y tensiones sociales.

EDICIÓN 1962

PORTADA

Duque en su laberinto

La situación para el presidente no es fácil. Puede que después de las protestas de este año consiga la paz política con los partidos. Pero llegar a la paz social con los del paro resultará mucho más difícil.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1962

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.