Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/1989 12:00:00 AM

DE EXTREMO A EXTREMO

La violencia de Schwarzenegger y los conflictos interiores de un personaje femenino de Woody Allen, lo último en la pantalla grande.

DE EXTREMO A EXTREMO DE EXTREMO A EXTREMO
La historia de un policía soviético cazando a un paisano narcotraficante en las calles de Chicago y el drama de una mujer entrada en años quien, gracias a una voz a través de la pared descubre su verdadera identidad, sus auténticos sentimientos, reflejan bien dos tendencias extremas en la actual producción de Hollywood que busca equilibrar la feroz competencia del video, el cable y la televisión ante unos espectadores cada vez más jóvenes.
Por primera vez en el cine norteamericano contemporáneo, las secuencias de la Plaza Roja, la catedral del beato Basilio, el Kremlin, la tumba de Lenín, la fachada de la KGB y otros sitios muy conocidos de Moscú por donde se mueven los personajes que se persiguen, son reales. No son un trasfondo habilmente ubicado en los laboratorios y representan el primer logro alcanzado dentro de la política del glasnost impuesta por Gorbachov, política que se ha reflejado en una película policiaca y de suspenso, "Danko, al rojo vivo", cuyo rodaje sorprendió y agradó a los moscovitas para quienes la presencia de los técnicos y actores norteamericanos era una novedad en medio de su rutina. En otras oportunidades se desarrollaron planes de cooperación siempre a nivel de facilidades técnicas, pero nunca permitiendo que las cámaras livianas llevadas de Los Angeles y París rodaran en los sitios desde donde arrancó la lucha contra el capitalismo.
Los responsables de ese milagro político-cinematográfico son tres figuras legendarias del cine: el productor Andrej Wajna, el director Walter Hill y el actor Arnold Schwarzenegger. Fueron más de diez meses de diálogos, consultas, viajes entre Moscú y Nueva York, cartas, llamadas telefónicas, mensajes por fax hasta cuando los soviéticos aceptaron que Schwarzenegger interpretara el personaje de Iván Danko. Se trata de un extraño policía moscovita, solitario y callado, quien tiene que ir al corazón del enemigo, Chicago, en busca de un narcotraficante soviético. Para ayudarlo surge el personaje menos probable, un policía desordenado y discolo, interpretado por James Belushi quien pronto aprende los metodos salvajes del extranjero. Por supuesto, el permiso para el rodaje de "Danko" lo obtuvo antes de filmar "Rambo III", donde Stallone acaba con los soviéticos en el desierto.
En medio del suspenso, la violencia y la demencia colectiva que marcan "Danko", se mantiene una mirada irónica sobre los contrastes ideológicos, culturales y cotidianos entre estos dos modos de vida. Para los dos protagonistas, su trabajo en común representa el descubrimiento de una cantidad de situaciones sorprendentes.

Por su parte, el guionista y directo Woody Allen también cuenta un drama violento pero en recintos cerrados, con el título de "La otra mujer". Es su película número 17 y que bien puede resumirse así: este drama sicológico de una mujer ya madura, que finalmente descubre quién es realmente. La protagonista es la formidable actriz Gena Rowlands, la viuda del director John Casavettes. Ella interpreta a la profesora de una universidad, casada con un físico. La mujer toda la vida ha estado convencida, de haberlo pasado muy bien, hasta ese día en que escucha a través del sistema de ventilación de la oficina que ha alquilado para poder escribir un nuevo libro las confesiones que los pacientes le hacen a un sicoanalista que trabaja al lado. Como si fuera un acto mágico, como un ritual que le quitara una venda de los ojos. En un proceso doloroso ella escucha las voces, compara las situaciones analizadas con las propias, hace un balance de su supuesta felicidad y siente que el mundo entero se derrumba, un mundo perfecto, un mundo alimentado hasta entonces por buenos amigos, parientes dulces, conciertos agradables, libros inteligentes y un pasado que ella acomoda a su capricho.
Los criticos están furiosos con Woody Allen. Lo acusan, lo mismo que en "Septiembre", su película anterior, de seguir explícitamente las huellas de Bergman y para que no exista la menor duda sobre sus intenciones, la fotografía fue realizada por Sven Nykvist, el favorito del director sueco.
Por octava vez, Mia Farrow trabaja con Allen. También están Ian Holm, Blythe Danner, Betty Buckley, Martha Plimpton, John Houseman y Sandy Dennis. Marion, el personaje principal, es uno de los más complejos creados por Allen. Es una mujer que nunca había querido examinar su vida, que estaba engañándose con las apariencias, capaz de escoger el hombre equivocado y hacerle daño a una amiga sin intención de maldad. A partir de esos diálogos escuchados a través de la pared, cuando descubre un mundo desgarrado que no sabe identificar como propio, inicia ese recorrido angustioso y doloroso por una serie de preguntas y respuestas que le darán otra imagen de la vida, menos cómoda, menos perfecta, menos hermosa.



EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.