Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 1/12/2019 4:35:00 PM

El Lombana secreto

Los abuelos de la directora Daniela Abad reflejan caras opuestas de la historia reciente de Colombia. En The Smiling Lombana, su segundo documental, el narcotráfico comparte protagonismo con el arte.

Documental de Daniela Abad sobre sus abuelos Amante de los carros, Tito Lombana se pavoneaba por las calles de Medellín en su MG clásico. Logró su pieza más reconocida como escultor con los Zapatos viejos de Cartagena, obra que su hermano Héctor mandó destruir y construyó de nuevo con su nombre. Foto: CORTESÍA DANIELA ABAD

La segunda película de la antioqueña Daniela Abad revela a un personaje tan encantador como complejo. Después de dirigir Carta a una sombra (2015), una exaltación más bien plana de su abuelo paterno Héctor Abad Gómez, la directora escudriña en el archivo familiar para narrar la historia de su abuelo materno, Tito Lombana, un humilde escultor costeño cuya vida dio múltiples giros, incluido su paso por una celda en Estados Unidos.

También le puede interesar: "Un documental muy íntimo sobre Héctor Abad Gómez"

“Me acerqué a él con la curiosidad ingenua de descubrir a alguien que me habían ocultado. Cuando supe lo que había pasado, se volvió cada vez más incómodo para la familia. En muchos casos sentí que mi abuela y mi mamá llegaron a desconfiar de la buena fe de mis preguntas. Muchas veces enfrenté el dilema ético de preguntarme hasta qué punto esa historia me pertenecía. A ellas, la película no les gustó”, afirma Abad.

Testimonios, fotos, videos y recortes de prensa le permiten a la directora remover lo barrido bajo la alfombra, para trazar un retrato que vincula a su familia con esa curva entre el origen humilde y la cultura traqueta que muchos atravesaron gracias a la fórmula que conjugaba el arribismo con la oportunidad del dinero fácil.

Tito Lombana ya había recorrido ese camino por otros medios. Tras un prometedor inicio como escultor, con piezas que le dieron la oportunidad de llegar becado a Europa, se casó con la hija de un rico ingeniero italiano. Al regresar al país, a finales de los años cincuenta, se estableció en Medellín junto con su esposa Laura y sus dos hijas. Después de casi una década de idílica vida familiar, Lombana comenzó a codearse con los nuevos ricos de la ciudad, con un rol que explotaba al máximo su trayectoria artística y su reciente vida en Europa.

Abad estrenará su documental el jueves 17 de enero.

Esa capa de la sociedad que se había enriquecido de manera vertiginosa ahora intentaba encajar socialmente, y eso ocurría por ostentar su versión del buen gusto. Respecto a ello, el historiador y politólogo Petrit Baquero, autor de El ABC de la mafia (2012), sostiene: “Por sus márgenes de especulación, el arte era muy proclive para el lavado de dinero. Los miembros de esa clase emergente se asesoraban con personajes que, por lo menos en el discurso, daban a entender que sabían del tema. Algunos de ellos también acabaron metidos en el negocio del tráfico. Incluso hay quienes dicen que a mediados de los ochenta Fidel Castaño asesoraba a muchos narcotraficantes de Medellín en sus compras de arte”.

Le puede interesar: La pesadilla del británico que consumió cocaína en la tumba de Pablo Escobar

Ayudaba a decorar casas repletas de libros comprados por metro, cuadros de caballos y jacuzzis equipados con caletas. Pronto, Tito se dejó llevar por la tentación y pasó de ser empleado de los traficantes a convertirse en uno de ellos. A lo largo de su película, Abad intenta dilucidar ese punto de giro. “Me pregunto qué necesidad tenía él de meterse en eso. Por un lado, siento que en general la ambición funciona de esa manera paradójica: los que más tienen son los que más quieren. Y, por otra parte, he llegado a pensar que él se aburría de todo, que necesitaba algo distinto. Mi abuela siempre dijo que a él le incomodaban las reglas, y hacer algo así le daba una razón, un picante. Creo que realmente él no tenía un plan y que iba haciendo lo que le daba la gana”.

Como ocurre en Santiago y El intenso ahora, las dos excepcionales películas del brasileño João Moreira Salles, en The Smiling Lombana una íntima biografía familiar se convierte en el pretexto para hablar de una sociedad y su historia. En el caso colombiano, una historia en la que muchas veces se han cruzado la genialidad y el crimen. 

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1963

PORTADA

Cementerio del horror: el lugar donde estarían ocultos los falsos positivos que el país no conoce

Acaba de aparecer la que podría ser la primera fosa común masiva con más de 50 cuerpos de falsos positivos. SEMANA estuvo ahí y revela la escabrosa historia.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1963

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.