Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

| 11/23/2018 10:14:00 AM

El archivo personal de Arturo Alape en la Biblioteca Nacional de Colombia

Unos 22 mil documentos fueron donados por los hijos del escritor y periodista colombiano. Se trata de fotografías, obras audiovisuales, comunicaciones personales e incluso el manuscrito original de la novela ‘El cadáver insepulto’.

Donaron el archivo del escritor Arturo Alape a la Biblioteca Nacional de Colombia El archivo personal de Arturo Alape en la Biblioteca Nacional de Colombia Foto: Biblioteca Nacional de Colombia

Cuando Carlos Antonio Ruiz eligió el seudónimo de Arturo Alape, asumió el riesgo de que lo compararan con Jacobo Prías Alape, uno de los primeros campesinos que se alzó en armas en la época de La violencia. Como contó varias veces antes de su muerte, en 2006, el escritor estudiaba de forma clandestina en la Unión Soviética en 1961 y, luego de escuchar la historia del líder campesino, firmaba las cartas que le enviaba a su familia como Arturo Alape. Casi 60 años después, su amplia obra dedicada especialmente a la violencia en el país estará alojada en la Biblioteca Nacional de Colombia (BNC).

Este martes Manuel y Paloma Ruíz donaron la obra de su padre porque hace dos años la BNC había incluido El Bogotazo: Memorias del olvido, en la Biblioteca Básica de Cultura Colombiana, un proyecto digital que preserva el legado de muchos escritores colombianos. La BCN se comprometió a hacer lo mismo con el material que Alape guardó en su vida, y sus hijos decidieron entregar unas 1.100 fotografías, 20 mil piezas de archivo personal (memorias, cuadernos de notas, correspondencia), manuscritos y obras audiovisuales.

El manuscrito original de El cadáver insepulto (2005), uno de los referentes literarios sobre el Bogotazo, es una de las piezas más importantes. Además, se donaron las investigaciones que Alape realizó para escribir el libro. El caleño fue reconocido, entre otras cosas, por la rigurosidad de sus investigaciones, que terminaron convertidas muchas veces en novelas históricas.

Otro de los géneros que exploró fue la novela testimonial. Sangre ajena (2000), una de sus obras más reconocidas, es la historia contada en primera persona de Ramón Chatarra, un sicario de ocho años en Medellín. Alape también fue conocido como el ‘biógrafo’ de Manuel Marulanda, cuando escribió Las vidas de Pedro Antonio Marín, Manuel Marulanda Vélez (1989) y Tirofijo y Tirofijo: los sueños y las montañas (1994).

El tema de los miembros de las Farc era familiar para el investigador, no sólo por su formación académica, también porque a los 27 años se fue a la guerrilla con la idea de luchar por un país más justo. Estuvo allá tres años y se fue sin ninguna amenaza de muerte -común para los desertores- porque quería dedicarse al arte. Sin embargo, aunque se desencantó con la idea de la lucha armada, nunca abandonó el sueño de un nuevo país.

Sus obras fueron muy leídas y también polémicas. Alape le dijo a El Tiempo que la biografía de Marulanda se la habían cobrado con el exilio: debido a amenazas se fue de Colombia y vivió en Cuba y en Alemania. Pero su obra tiene un valor histórico que trasciende su ideología o su visión política, porque fue un investigador, escritor, pintor, periodista y hasta guionista enfocado en el conflicto y la desigualdad de la sociedad colombiana, temas cruciales para comprender la historia del país.

Le sugerimos: Muere el excéntrico y contestatario escritor mexicano Fernando del Paso

Por eso, Consuelo Gaitán, la directora de la BNC, dijo que la importancia de la vida y obra de Alape justifica la cantidad de recursos que se tendrán que invertir para que todo el público acceda a la colección. Hasta ahora los documentos están en proceso de catalogación, clasificación y sistematización, con la dirección del profesor de la Universidad de Antioquia Óscar Iván Calvo.

EDICIÓN 1973

PORTADA

¿Ampliar la despenalización del aborto o dejarlo como está? Esa es la cuestión

La ponencia que propone despenalizar plenamente la interrupción voluntaria del embarazo en los primeros cuatro meses dividió al país y estremeció la política. Álvaro Uribe y Claudia López se ubicaron en orillas opuestas. La Corte Constitucional arranca a votar este miércoles.

04

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1973

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.