Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/11/1993 12:00:00 AM

DRACULA DE BRAM STOCKER

Francis Ford Coppola revive del Conde de Transilvania y de paso porfin de sus deudas.

DRACULA DE BRAM STOCKER DRACULA DE BRAM STOCKER
EL GUIONISTA JAmes Hart duró 13 años insistiendo en llevar a la pantalla lo que é] consideraba como la verdadera historia de Drácula, antes de que el excéntrico director Francis Ford Coppola se enamorara del proyecto. Ninguna de las versiones de Drácula había sido fiel a la pieza original de Bram Stocker, publicada en 1897; y tanto Coppola como Hart quisieron rescatar toda la riqueza de la obra sobre el misterioso conde de Transilvania.
Para los archivos del cine mundial el Drácula de Coppola puede ser, desde el Nosferatu" de Murnau, en 1922, la adaptación más espectacular de la historia. Y para el director de El Padrino, la tabla de salvación para salir por fin de la ruina en la que cayó en 1982, cuando se endeudó por mas de 35 millones de dólares en la producción de One From the Heart, y la película no alcanzó a recaudar mas de 650.000 dólares.
Acostumbrado a derrochar fortunas enteras en sus realizaeiones sin importar las consecuencias, esta vez Coppola tuvo que aceptar algunas restricciones en los costos. Pero aun así, el presupuesto inicial de 40 millones de dólares superó al final los 46. Para sorpresa de sus detractores y luego de una década de salidas en falso (El Padrino III salvó su prestigio), Drácula de Bram Slocker superó en 10 días la cifra de 54 millones de dólares en recaudación. Catorce días después la suma ascendió a 75 millones; y es de esperar que la más reciente realización del director estadounidense sea la segunda de su carrera, después de El Padrino, que supere los 100 millones de dólares en taquilla.
Aunque la acogida de públieo no suele ser una vara de medición sobre la calida de una película, el Drácula de Coppola ha logrado hipnotizar tanto a sus criticos como a sus defensores. Los primeros para advertir que detrás de la fantasía estilísitca del director no hay nada más que una variedad de personajes arrojados en abstracto ante la cámara sin un scntido concreto. Los segundos para afianzar la visión de que Coppola es un maestro de la imagen y la escena.
Lo cierto es que nadie la puede perder de vista. El Drácula de Coppola, con 10 formas diferentes de manifestarse, es capaz de sumir al público en una especie de pesadilla alucinante en la que transcurren episodios y detalles a veces no muy claros, pero que están cargados de la exitación y la ambiguedad que Stocker quiso expresar en su obra. Erótica, provocadora, manejada con excelencia en el diseño y en la dirección artística, la cinta penetra en los ojos del espectado en analogía a un sueño descomunal que se pierde en un tiempo indefinible y del que no se quisiera despertar a pesar del espanto. En este sentido, Gary Oldman, Anthony Hopkins, Keanu Reeves y Winona Ryder aparecen como seres fantasmagóricos de una pesadilla concebida hace 400 años.
El toque contemporáneo lo presenta Coppola en los primerísimos planos de la sangre posiblemente infectada del "virus del vampirismo", y que muchos han asociado directamente con la plaga del siglo: el sida.
Que sea o no la verdadera historia de Drácula es lo de menos. Coppola ha logrado revivir el mito con su propio sello estilístico y con la magia necesaria para prolongarlo por mucho tiempo.-

EDICIÓN 1884

PORTADA

Duque versus Petro: La hora de la verdad

A una semana de las elecciones la diferencia entre encuestas genera tensión, incertidumbre y hasta pánico. Sin embargo, en la de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA, Iván Duque alcanza una amplia ventaja.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1885

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.