Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/30/2007 12:00:00 AM

¡El chef es una rataaa!

Ratatouille, la nueva película animada de Disney/Pixar, tiene todos los ingredientes para ser uno de los éxitos de las vacaciones.

¡El chef es una rataaa! ¡El chef es una rataaa!
Rémy es tan obsesivo, que camina erguido para no ensuciar las manos con las que come. Su olfato es tan sensible, que puede identificar la mínima presencia de veneno en la comida. Tiene tanto talento para la cocina, que él solo aprendió a hacer los platos más exquisitos. Puede incluso conquistar el paladar del crítico gastronómico más temido de todo París. Pero es una rata. Y las ratas no saben cocinar. Mucho menos se les permite el acceso a una cocina. Entonces, ¿a quién se le ocurre dejar entrar a una rata en la cocina de uno de los mejores restaurantes de París? A los creativos de Pixar, ¿a quién más?

Estos genios de las películas animadas regresan con una nueva producción que se suma a la larga lista de éxitos que empezó con Toy Story y que incluye, entre otros, Buscando a Nemo, Cars y Los increíbles. Este va camino a ser su octavo home-run.

Por eso se tienen confianza. Creen tanto en su talento, que se arriesgaron a llamarla Ratatouille, que es el nombre de un plato francés hecho a base de verduras, principalmente berenjenas, zucchini y tomate. ¿Una palabra francesa de difícil pronunciación para nombrar una película que tiene como público objetivos los jóvenes gringos? Pues sí. La apuesta fue alta y lo reconocen. Pero todo parece indicar que los de Disney/Pixar van a salir victoriosos, una vez más. La crítica estadounidense ha alabado esta historia y se prevé, incluso, que sea una de las producciones más taquilleras de las vacaciones (ver recuadro). Y es que todo está dado para que Ratatouille tenga éxito. La historia, la animación, la fotografía y la manera como están construidos los personajes hacen que sea una de esas películas que deja a los espectadores, grandes y chicos, con una sonrisa en la cara. Y con buen sabor de boca. "No es una película para niños, dice el director de la Brad Bird, que ganó un Oscar por Los increíbles. Es una película que los niños aprecian, que tiene una alta proporción de audiencia que es infantil. Pero el reto era hacer que nosotros disfrutáramos, y que mucha más gente como nosotros también lo hiciera".

Rémy es una rata que descubre que también puede ser un gran cocinero gracias al libro Todos podemos cocinar, del chef Gusteau, dueño de uno de los mejores restaurantes de París. Descubre también, gracias al mismo chef, que en la cocina hay que confiar en el instinto, hay que arriesgarse. Enseñanza que aprendió aplicar a la perfección. Por cosas del destino, Rémy se pierde de su familia y termina en París en la cocina del restaurante de Gusteau, quien ha fallecido hace poco. Una mala crítica sobre el restaurante hecha por el terrible Anton Ego lo derrotó hasta llevarlo a la tumba. Y aquí entra a jugar la suerte. En el momento en que la pequeña rata azul pretendía escapar asustada de esta cocina, decide arreglar una sopa que un joven novato, que tiene como tarea trapear el piso, daña por su torpeza. Sin que nadie lo vea, y haciendo uso del olfato, termina cocinado una sopa tan exquisita, que vuelve locos a todos los comensales. Este platillo se vuelve tan famoso, que Gusteau's vuelve a ocupar las primeras páginas gastronómicas de los periódicos parisinos. ¡Sorpresa!, todos creen que este plato es obra del joven sirviente, Linguini. Y este no puede romper la farsa.

No le queda otra opción que hacer una alianza con la rata para continuar el juego. Después de muchos experimentos, Rémy termina descubriendo cómo guiar a este inepto cocinero para que se convierta en el chef joven más famoso de la ciudad. Las escenas entre los dos personajes hacen recordar a Chaplin y sus torpes movimientos. Pero hay un enemigo, como tiene que haber en una película de este tipo. Skinner, el chef titular del restaurante después de la muerte de Gusteau, se empeña en que Linguini esconde una rata. No estaba loco, como todos creían. Pero al final no le sirve de nada descubrir la verdad. El destino habrá dado una vuelta de tuerca y pone a Rémy y a Linguini en un nivel que Skinner nunca pudo alcanzar. El éxito que alcanzan gracias al apoyo de la familia de Rémy es total. Todos, hasta los más duros críticos, caen rendidos a sus pies. Es una producción que, como sucedería en Los increíbles, vuelve a tratar del valor de la unión familiar y de vencer la mediocridad que impera en la vida. También es una película que hace un homenaje a esos clásicos de la animación en la que los animales no sólo adquirían propiedades humanas, sino que soñaban con ir a París.

Pero sin duda uno de los aspectos más destacados de esta producción es el manejo del arte culinario. Cuentan los creadores de Ratatouille, que tuvieron que recurrir a un chef amigo que dirige la cocina de uno de los principales restaurantes de Silicon Valley para que les diera asesoría en este campo. No sólo les creó las recetas, sino que los guió en el manejo de la cocina. "Nos describió los movimientos que se hacen en la cocina como si de un 'performance' artístico se tratara", explicó Bird. De eso se trata el arte culinario. De desplegar una coreografía entre hornos, ollas y platos.

Los creativos de Pixar volvieron a anotarse un hit. Ratatouille será una de esas películas que los padres comprarán en DVD con la disculpa de que a sus hijos les gusta. Mentiras. Lo harán porque les hará reír y ,sobre todo, les abrirá el apetito. Y los motivará a seguir intentándolo en la cocina. No hay que olvidar el lema que originó este enredo es: "Todos podemos cocinar".

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    close
  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.