Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/5/2004 12:00:00 AM

El embajador del miedo

Jonathan Demme trata de actualizar otro clásico del cine norteamericano. **

El embajador del miedo El teniente Ben Marco (Denzel Washington) quiere resolver como sea las pesadillas que lo acompañan desde la guerra de Irak.
Título original: The Manchurian Candidate.
Año de producción:2004.
Director: Jonathan Demme.
Actores: Denzel Washington, Liev Schreiber, Meryl Streep, Jon Voight, Kimbery Elise

El director Jonathan Demme, nacido en Nueva York el 22 de febrero de 1944, fanático de las películas desde que era un niño, discípulo aventajado del gran Roger Corman, es uno de los grandes misterios del cine de estos años. Sí, ha sido capaz de filmar largometrajes tan interesantes como Casada con la mafia (1988), El silencio de los inocentes (1991) o Philadelphia (1993), pero porque sí, porque le dio por ahí, porque no se le ocurrieron historias nuevas qué contar, ha fracasado en el intento de volver a filmar dos obras maestras del cine norteamericano: la deprimente La verdad sobre Charlie (2002), que es la nueva versión sin pies ni cabeza de una extraordinaria comedia de suspenso llamada Charada (1963), y la decepcionante El embajador del miedo (2004), que se toma demasiado en serio la trama macabra de una sátira genial titulada El candidato de Manchuria (1962).

Los primeros 45 minutos de El embajador del miedo, que nos obligan a preguntarnos '¿qué está pasando en la cabeza vacía de esos personajes?', '¿qué le habrá pasado a ese candidato a la vicepresidencia de Estados Unidos mientras estaba en el ejército?', '¿qué es lo que no recuerda el teniente Ben Marco de sus días de pesadilla en la primera guerra de Irak?', consiguen hacernos sentir, en tiempos de George W. Bush, que estamos ante un largometraje relevante. Sin embargo, a medida que se resuelven todas las preguntas, la emoción que producen las buenas películas es reemplazada por la profunda decepción que traen las fantasías que se toman a sí mismas demasiado en serio.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com