Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/1991 12:00:00 AM

EL MAESTRO CON CARIÑO

Homenaje al pintor Ricardo Gómez Campuzano en el centenario de su nacimiento.

EL MAESTRO CON CARIÑO EL MAESTRO CON CARIÑO
LA OBRA DEL MAestro Ricardo Gómez Campuzano, de la cual se expone una representativa muestra en el Museo de Arte Moderno de Bogotá con motivo del centenario de su nacimiento, no puede verse con ojos de hoy. Aun los más convencidos de que el arte no es progresivo entienden que el lenguaje plástico cambia con el tiempo. Y uno de los mayores méritos de Gómez Campuzano está, precisamente, en el hecho de haber elevado a un lenguaje universal motivos tan colombianos como aquellos paisajes de la sabana de Bogotá que lo inmortalizaron. En una época en que los artistas nacionales rara vez eran mencionados en los salones del exterior, este bogotano constituyó una de las pocas excepciones.
Gómez Campuzano aparece como el más joven de los pintores de la Escuela de la Sabana. En sus lienzos quedaron retratados rincones campesinos y veredas agrestes, primero con el rigor de la Academia y luego con la libertad de un hombre que siempre quiso explorar nuevas salidas. La exposición permite analizar esa rica transición que fue definiendo un estilo inconfundible, alrededor de cuatro temas básicos: paisaje, retrato, cuadro de costumbres y bodegón. Nacido en una rancia familia santafereña, Gómez fue pintor en un momento en el que ser artista no era muy bien visto. Pero su dedicación al oficio y su preocupación por actualizarse permanentemente lo llevaron a convertirse en un consentido de la sociedad bogotana.
Prolífico como pocos, de las manos de Ricardo Gómez Campuzano brotaron más de 10 mil cuadros. Y todos, desde los más naturalistas de su repertorio, hasta los que se contagiaron de las libertades del modernismo, llamaron la atención por su excepcional manejo de la luz y del color. Luz y color que fueron aprovechados por el artista para ir más allá del retrato perfecto o del paisaje fiel hasta lograr transmitir en su obra la desolación de una vaca que gime por su ternero muerto o la sensualidad de unas lavanderas que se han tomado un momento para recordar a sus amantes.

EDICIÓN 1894

PORTADA

Los secretos de la red de espionaje

SEMANA revela detalles y conversaciones desconocidas de la organización de chuzadas ilegales más grande descubierta en el país. Las víctimas eran empresas, funcionarios públicos, miembros de las Fuerzas Militares y particulares.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1894

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.