Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/1986 12:00:00 AM

EL OTRO SEÑOR K

Con "La insoportable levedad del ser", Milan Kundera se consagra como el escritor checo más conocido después de Kafka

EL OTRO SEÑOR K EL OTRO SEÑOR K
Cada vez que aparece un nuevo libro del checo Milan Kundera (en este caso, "La insoportable levedad del ser", editada en castellano por Tusquets), críticos, libreros y lectores se formulan la misma pregunta: ¿dónde está el secreto de este éxito tan escandaloso, por qué en todos los idiomas este hombre que es un disidente y un exiliado se ha convertido en un autor que pocos pueden evital? ¿ Será por el humor negro que emplea contra el totalitarismo, sea de izquierda o derecha? ¿Será por la carga de ternura y erotismo y soledad que envuelve a sus personajes? ¿Será porque rompe muchas estructuras de la novela como género y cuenta como él necesita contar, apelando a recursos técnicos que algunos encontrarán difíciles de seguir?
En diciembre de 1968, en plena Primavera de Praga, Carlos Fuentes, Gabriel García Márquez y Julio Cortázar estuvieron visitando al checo en su país, durante esa pausa histórica que se tomaron políticos, soldados, amas de casa, estudiantes y escritores para demostrarle a los soviéticos que Checoslovaquia merecía y sabía usar su autodeterminación, un mensaje que los tanques y las bayonetas no entendieron y rechazaron. De esa ocasión ha quedado un ensayo delirante en el que Fuentes resume con elocuencia el alcance de la obra de Kundera con estas frases: "Como a una pulga, Milan Kundera, el otro K de Checoslovaquia, no necesita acudir a forma alegórica alguna para provocar la extrañeza y la inconformidad con las que Franz Kafka inundó de sombras luminosas un mundo que ya existía sin saberlo. Ahora, el mundo de Kafka sabe que existe. Los personajes de Kundera no necesitan amanecer convertidos en insectos porque la historia de la Europa Central se encargó de demostrarles que un hombre no necesita ser un insecto para ser tratado como insecto. Peor: los personajes de Milan K. viven en un mundo donde todos los presupuestos de la metamorfosis de Franz K. se mantienen incólumes, con una sola excepción: Gregorio Samsa, la cucaracha, ya no cree que sabe. ahora sabe que cree...".
¿Por qué millones de lectores se enfrascan en la no siempre fácil lectura de las novelas de Kundera ("La broma", " La vida está en otra parte", "El libro de la risa y del olvido" "El vals de despedida" entre otros), y saben que están sufriendo con estas crónicas que apelan a la metafísica, la filosofía, la política, el sexo, la sorpresa, el amor, la incomunicación, la autoridad y también las paradojas de sentirse vivos, y siguen leyéndolo mientras descubren que detrás de ese andamiaje risueño y loco y lleno de besos y caricias se esconde ese universo monstruoso, absurdo en el que un individuo está atrapado y reducido a polvo porque le han quitado todas las posibilidades de redención y él lo sabe; y comprende también que está perdido pero no abandona el humor? En el caso de "La insoportable levedad del ser" Kundera nos sorprende con sus personajes (Tomás, Teresa, Franz y Sabina), cada uno ejerciendo el amor, la traición, los celos, la imcomprensión, la soledad y todo cuanto le puede caber a un ser humano debajo de la piel pero, como si esos actos fueran los últimos de su vida, como si más bien fueran gestos propiciatorios que buscan la redención, propia y ajena. Las relaciones de los cuatro, entre ellos y el resto del mundo, la forma como ven la vida, la convicción de que muchos de sus actos cotidianos o importantes son inútiles, la amoralidad de algunos de sus pensamientos todo ello convierte, una vez más, un libro de Kundera en objeto de cacería y adoración.
Le preguntan a Kundera qué significa " La insoportable levedad del ser" como libro dentro de su obra y un crítico responde por él: "Es un vodevil trágico que muchos lectores quisieran protagonizar o compartir" y cuando insisten ante Kundera éste comenta: "Es una novela donde no hay que creer ni aceptar todo cuanto se ve, todo cuanto se lee". O sea, cuando los personajes intenten convencer al lector de algún sentimiento o la naturaleza de alguna situación éste deberá defenderse, tomar como pinzas las líneas e imágenes y no creer, simplemente que esta es la historia de cuatro personajes que se aman y se destrozan mutuamente.
Para los lectores perezosos, esos que no quieren encontrar las alusiones al totalitarismo y el horror y el absurdo, aquí está una hermosa historia de amor, a cuatro bandas, escrita con la sabiduría de un hombre que escogió el más inteligente y solitario de los oficios.

KUNDERA Y...
SEMANA publica apartes de "89 palabras de Milan Kundera", inéditas en Colombia, donde el escritor se refiere a su obra y a algunos aspectos que le inquietan especialmente políticos.

INEXPERIENCIA- El primer título para "La insoportable levedad del ser": "El planeta de la inexperiencia". La inexperiencia como una cualidad de la condición humana. Se nace de una vez por todas, jamás se vuelve a empezar otra vida con las experiencias de la vida precedente. Se sale de la infancia sin saber qué es la juventud, se casa uno sin saber que es estar casado, e incluso cuando se entra en la vejez, no se sabe a donde se ve: los viejos son niños inocentes de su vejez. En este sentido, la tierra del hombre es el planeta de la inexperiencia.

IRONIA- ¿Qué personaje tiene razón y cuál está en un error? ¿Es Emma Bovary insoportable? ¿O valiente y conmovedora? No hay respuesta. La novela es por esencia el arte irónico, lo cual quiere decir: su "verdad" está oculta, no se pronuncia y no es pronunciable. El hombre desea la imagen simplificada del mundo en
que el bien queda netamente separado del mal. Con el heroísmo quijotesco la novela va al encuentro de esta exigencia indesarraigable al revelarnos la ambiguedad esencial de las cosas humanas. La ironía no es una inclinación personal de éste o aquel escritor. Es asunto de la novela en cuanto arte.
La iroma = la manera de mostrar lo ambiguo.

MACHO- El macho adora la femineidad y desea dominar lo que adora.
Al exaltar la femineidad arquetípica de la mujer dominada (su maternidad, su fecundidad, su debilidad, su carácter casero, su sentimentalidad, etc.), exalta su propia virilidad. Por el contrario, al misógino le horroriza la femineidad, huye de las mujeres demasiado mujeres. El ideal del macho: la familia. El ideal del misógino: soltero con muchas amantes; o: casado con una mujer amada sin hijos.

MISOGINO- Cada uno de nosotros se enfrenta desde los primeros días a una madre o a un padre, a una femineidad y a una virilidad, asi pues, marcado por una relación armoniosa o desarmoniosa con cada uno de estos dos arquetipos. Los ginófobos.(misóginos) no se encuentran sólo entre los hombres, sino también entre las mujeres, y hay tantos ginófobos como andrófobos (aquellos o aquellas que viven en desarmonia con el arquetipo del hombre). Estas actitudes son distintas posibilidades, totalmente legítimas, de la condición humana. El maniqueísmo feminista jamás se ha planteado la cuestión de la androfobia y ha transformado la misoginia en un simple insulto. Así es como se ha esquivado el contenido sicológico de esta noción, el único que merece un análisis .

OBSCENIDAD En un idioma extranjero, se emplean palabras obscenas, pero no se las siente como tales. La palabra obscena, pronunciada con algún acento, pasa a ser cómica. Dificultad de ser obsceno con una mujer extranjera. Obscenidad: la raíz más profunda del amor a la patria.

CHECOSLOVAQUIA- Jamás empleo la palabra Checoslovaquia en mis novelas, aunque la acción se sitúe generalmente allá. Esta palabra compuesta es demasiado joven (nacida en 1918), sin raíces en el tiempo, sin belleza, y traiciona el carácter compuesto y demasiado joven (no experimentado por el tiempo) de la cosa nombrada. Si, en rigor, se puede fundar un Estado sobre palabra tan poco sólida, no se puede fundar sobre ella una novela. Por eso es por lo que, para designar el país de mis personajes, empleo siempre la vieja palabra Bohemia. Desde el punto de vista de la geografía política, no es exacto (mis traductores se resisten con frecuencia), pero desde el punto de vista de la poesía, es la única denominación posible.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com