Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/20/1992 12:00:00 AM

El príncipe de las mareas

Barbra Streisand regresa a la pantalla gigante con un intenso drama sicológico.

El príncipe de las mareas, Sección Cultura, edición 516, Apr 20 1992 El príncipe de las mareas
BASADA EN EL BEST Seller del escritor norteamericano Pat Conroy, "El Príncipe de las mareas", ésta película sigue de cerca la traumática vida de Tom Wingo, un profesor de literatura y entrenador de fútbol del sur de California que salva su matrimonio gracias a la intervención accidental de una sicóloga neoyorquina.
Protagonizado por Nick Nolte, nominado al Oscar como mejor actor por esta caracterización, Tom Wingo reconstruye el tormentoso pasado de su familia ante la mirada atenta de la doctora Lowenstein (Barbra Streisand). No es él quien ha querido visitar en Nueva York a la sicóloga. Es ella quien lo convoca para que Tom sirva de memoria a su hermana, que ha intentado suicidarse.
En medio de la trama, la directora logra mezclar dos conflictos específicos que le dan fuerza a la película. Por un lado está el drama existencial de Tom Wingo. Por el otro, el riesgo que corren paciente y sicólogo al involucrar sus vidas privadas en un tratamiento profesional.
La estructura del argumento es lo suficientemente sólida para convencer. La actuación de Nolte es brillante por su trágica emotividad. Sin embargo, a pesar de la excelente fotografía (también le mereció nominación al Oscar), la película comete dos pecados: un largo epílogo y la tendencia a explicarle todo al espectador, cuando en realidad las explicaciones siempre sobran.-










Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1924

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.