Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/1/1994 12:00:00 AM

EL REY LEON

Convertida en un fenómeno sin precedentes, esta obra maestra es la película más rentable en la historia de la Disney.

EL REY LEON EL REY LEON
PARA LA WALT Disney se ha vuelto costumbre que cada película animada suya se convierta en un escandaloso éxito. Todavía no ha terminado de calmarse la descomunal ola de ganancias que desató Aladino hace un año, y que le ha reportado hasta el momento a la Disney 220 millones de dólares en taquilla, cuando su última producción, El Rey León, empieza a reclamar el trono de las supertaquilleras. En los primeros tres días, a partir de su estreno en Estados Unidos, recaudó 42 millones de dólares y es probable que en la semana inicial de exhibición haya superado sobradamente los 50 millones. Este récord, sólo superado por Jurassic Park y Batman 2 la convierte en la película más rentable de la historia de Disney.
La Disney ha vivido en los últimos 10 años un período de esplendor incluso superior al de los años 30, cuando apareció en pantalla Blanca Nieves y los siete enanitos. La aclamación mundial de La Sirenita, en 1989; La bella y la bestia, en 1991, y Aladino, en 1993, daban para pensar que Disney no podría superar talos logros. Pero su más reciente realización ha demostrado que, en el plano del dibujo animado, las utopías son alcanzables.
El Rey León ha superado a sus antecesoras con poderosos argumentos. El primero de ellos es la avanzada tecnología, demostrada en las películas anteriores pero que cada día adquiere ingredientes adicionales descrestantes. Filmada con base en los ambientes naturales de Africa oriental y una meticulosa imitación de los movimientos animales -principio que llevó a los dibujantes a trasladarse al propio continente negro durante varios meses con el único objetivó de grabar en la mente el comportamiento de la naturaleza en la zona-, El Rey León reproduce con una fidelidad mágica la vida salvaje. Es la primera vez que la Disney realiza una historia sin intervención del hombre y el resultado es asombroso.
Para ello se valió de avanzadas técnicas computarizadas que facilitaron, entre otras cosas, producir una estampida de bestias de dos minutos y medio de duración, que representa uno de los pasajes más dramáticos del filme. La escena es capaz de asustar a los niños de la misma manera que lo hizo hace años la muerte de la mamá de Bambi, en la película del mismo nombre.
El equipo de dibujantes tardó dos años en acabar la secuencia, en la que cada una de las miles de bestias tiene movimiento individual. Los grandes pandos tridimensionales, la imitación del juego focal de una cámara con la profundidad de campo y la impresionante gama de colores en la composición de la selva y los desiertos, tanto en el día como en la noche, hacen igualmente gala de la excelencia de la producción.
El segundo argumento es el de las voces de los personajes. El famoso actor James Earl Jones interpreta al rey león Mufasa, padre del pequeño Simba, protagonista de la cinta. Su tono grave y autoritario es una de los mayores aciertos de la película. Lo mismo sucede con Whoopi Goldberg, en el papel de una atontada hiena llamada Shensi, cuya voz es la más graciosa de la cinta. Sin embargo, el que se roba el espectáculo es Jeremy Irons, quien al hacer la voz de Skar, hermano malvado de Mufasa, está llamado a inmortalizar a su personaje dentro del repertorio de malévolos de Disney.
Pero el tercer argumento es tal vez el que realiza mejor su cometido, y es el de volver al tratamiento clásico de las películas de Disney. Dirigida por Roger Allers y Rob Minkoff, El Rey León es la historia de Simba, un pequeño león aspirante al trono del reino de su padre, que a través de su desarrollo lucha por encontrar su verdadero lugar en el ciclo de la vida. Esta sencilla historia, con digno mensaje ecológico, moral y social, es capaz de despertar en el pequeño espectador emociones primarias acerca del miedo a perder la familia y enfrentar la vida en medio de justicia y armonía por encima del mal, que no provocan La sirenita, La bella y la bestia ni Aladino. Este era, para los expertos, el toque que le faltaba a Disney para realizar una película perfecta. Y con El Rey León parece que lo ha logrado. La musicalización, obra de Tim Rice en compañía del famoso compositor e intérprete Elton John, redondea su elaboración, pues con ella Disney también ha rescatado el género del show musical de los grandes años de Brodway.
En otras palabras, Disney ha retornado a los argumentos de sus épocas primarias y ha utilizado la tecnología para magnificarlos. De ahí que esta obra maestra se haya convertido en un fenómeno sin precedentes en la industria de los dibujos animados, cuando muchos creían que no se podía llegar más lejos.-

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com