Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/7/2018 5:16:00 PM

“Bogotá tiene un tumbao esquizoide”: Ricardo Díaz

El escritor colombiano presenta su primera novela, marcadamente urbana, construida con personajes alucinantes y fragmentada por una memoria rota.

Entrevista con Ricardo Díaz Eljaiek sobre su primera novela “Bogotá tiene un tumbao esquizoide”: Ricardo Díaz Foto: Cortesía Ricardo Díaz Eljaiek

Muchos escritores colombianos se han enfrentado al reto literario de retratar Bogotá. Lo han hecho desde Antonio Caballero con Sin remedio y su protagonista-poeta que recorre la capital en los años 80, hasta Mario Mendoza con su obra más reconocida y admirada por los lectores, Satanás. Ahora, el que se lanzó a hacerlo fue Ricardo Díaz Eljaiek (1992). Cartagenero de nacimiento, el autor construyó su propia visión de la ciudad en Avenida Resaca*, su primera novela.

El libro, atravesado por varias líneas temporales que hace que el lector salte constantemente entre el presente y el pasado, tiene como protagonista a Adán, joven profesor de historia con una memoria caótica y rota. Además, vive en un estado de malestar y confusión que se anuncia desde el título: anda todo el tiempo recuperándose de constantes resacas. Las 271 páginas de la novela están cargadas de diálogos ágiles y detalles históricos que enriquecen profundamente la narración. SEMANA habló con Díaz Eljaiek sobre su ópera prima:

SEMANA: Ricardo, usted es de Cartagena y se formó como licenciado en lenguas modernas en Bogotá. ¿Cuándo empezó a trabajar en su obra literaria?

Ricardo Díaz Eljaiek: Yo comencé con el sueño de escribir desde muy chiquito, cuando cursaba quinto de primaria con 11 o 12 años. Era un sueño perdido en el futuro. Nunca le metí ningún énfasis a esa parte de mi vida pero siempre me interesó. Aunque he tenido distintas formaciones académicas (unos semestres de medicina, énfasis académicos en historia) siempre he buscado la manera de escribir.

SEMANA: Además de esa formación en lenguas modernas, está en la última etapa de una maestría en periodismo. ¿Qué le ha llamado la atención de este oficio?

R.D.E.: Creo que tengo el caso típico “millennial”. Tenemos un montón de carreras por escoger, pero la que más va conmigo no es lo que quiero hacer. Yo quisiera dedicarme de lleno a la escritura, ser un Juan Gabriel Vásquez que vive de lo que escribe. Todo lo que he estudiado es para aprender algo diferente a la crítica literaria que me ayude a aterrizar mis letras. El periodismo tiene la redacción, las lenguas el manejo de la gramática y la historia, otra de mis pasiones, tiene temas y experiencias que pueden ser tratados literariamente.

Le podría interesar: Este jueves se entrega el premio de cuento Gabriel García Márquez, conozca a los finalistas

SEMANA: ‘Avenida Resaca’ es su primera novela publicada. ¿Cómo fue el proceso de escritura?

R.D.E.: Hace seis años tuve un sueño donde yo y mi prima estábamos en Barranquilla: nos atracaban, a ella la mataban y yo seguía al asesino en una persecución que incluso tenía viajes en el tiempo. Es decir: un sueño sin el menor sentido. Creo que el escritor sabe que el primer cuento es un bebé en pañales que tiene miles de malformaciones. Luego, en un taller de novela corta, escribí la secuela, que tenía 60 páginas. Solo después de ires y venires, y con la ayuda de muchas lecturas, supe que debía unir esos dos textos en uno solo. Ahí comenzó a cobrar forma Avenida Resaca.

SEMANA: La novela la publicó Chiado Books, que tiene su sede en Portugal. ¿Cómo llegó a la editorial?

R.D.E.: Duré seis años escribiendo la novela, y después de regresar de un viaje que hice a Beirut, dije: no hay nada más que yo pueda escribir, el manuscrito estaba terminado. Eso fue en enero de 2017, y me pasó como ocurre en las series de Netflix: terminar la escritura de la novela fue como acabar una temporada, y supe que la segunda se trataba de algo totalmente diferente, que es publicar y difundir. Yo no sabía nada. Fui a Oveja Negra, pero nunca me respondieron. Se le envié a Chiado Books que aceptaba manuscritos, y me dieron el visto bueno en marzo del año pasado.

SEMANA: ¿En algún momento de la escritura se sintió frustrado con el proyecto? ¿Pensó en dejarlo a un lado?

R.D.E.: Yo creo que siempre siento ese frenón de la vida. Uno está todo feliz mientras está escribiendo el libro pero de repente se acuerda uno de lo difícil que ha sido esto. Después de tanto años de trabajo y de descubrir los verdaderos colores de la realidad (no de los sueños) hay un choque. Es un proceso en medio de arenas movedizas, que implica un gran aprendizaje. Por ejemplo, con el primer lanzamiento en Cartagena, el 27 de septiembre, mi familia y mis amigos llenaron el lugar y solamente tres personas llegaron por otros medios.

SEMANA: ¿Cómo han recibido el libro los primeros lectores con los que ha hablado?

R.D.E.: Antes del primer lanzamiento, hubo gente que leyó el libro, sobre todo familiares. Los jóvenes, me han dado buenas referencias del libro, pero con otras personas, como mis papás, ha sido un poco duro. Uno escribe ficción, y no me imagino en Bukowski o Madonna pensando en moralismos al momento de hacer su arte. Me preguntaban por qué no podía escribir sobre otros temas, y yo no los culpo, a cada generación el texto les puede llegar de manera diferente.

SEMANA: ‘Avenida Resaca’ es una novela marcadamente urbana. ¿Por qué le interesa el tema de la ciudad?

R.D.E.:Siempre me interesó armar mi Bogotá. Quiero mostrarle al mundo que esta ciudad también es mía, que los años universitarios que viví acá fueron los más locos de mi vida. El que no lo haya hecho lo ha visto: largas caminatas de borrachos que dan lugar a conversaciones intensas e inteligentes. Bogotá es una ciudad que camina con un tumbao esquizoide. Tiene la combinación de ser una ciudad latinoamericana sabrosa, pero con unos tintes a blanco y negro imposibles de quitar.

Le sugerimos: Dead Can Dance: música que nace de la literatura, la antropología, la emoción

SEMANA: En la novela, hay un juego de nombres con la capital y sus calles más emblemáticas. Bogotá es bautizada por los personajes como ‘la ciudad de la penumbra’ y la carrera séptima se llama ‘avenida resaca’. ¿Cómo decidió jugar con esas nuevas nomenclaturas?

R.D.E.: Aunque estoy muy influenciado por García Márquez, sentí que el realismo mágico no pegaba con Bogotá, sino todo lo contrario: debía de ser un realismo esquizofrénico. En Avenida Resaca la visión de la ciudad tiene que ver con los problemas que el protagonista tiene dentro de su cabeza. Además, le cambié el nombre a ciertas calles o lugares para volverlos míos. Muchos de los personajes, como Astarté (que en la cosmogonía mesopotámica es la protectora de los prostitución), también tuvieron su origen en la realidad, pues en esas caminatas por la ciudad los veía y me decía: estos son personajes literarios vivos, son parte de un libro más.

SEMANA: El protagonista, Adán, bebe descontroladamente y su memoria está rota, fragmentada. ¿Qué retos narrativos se le presentaron al tener un protagonista con tantas lagunas mentales?

R.D.E.: Fue difícil, porque la narración es en presente pero se adapta constantemente a los recuerdos. Hay un espacio de tiempo vacío entre el presente y los recuerdos, exactamente un año, y me gusta la idea de que los lectores no sepan del todo qué pasó en ese tiempo. El verdadero reto no fue armar la estructura (que ya tenía pensada desde hace tiempo) sino cuidar de que las cosas dichas al inicio concuerden con las que se dicen al final. Después de todo, la novela termina donde empezó.

SEMANA: Se podría pensar que uno de los grandes referentes cinematográficos de este libro es ‘Memento’. ¿Hay un diálogo entre el filme y su novela?

R.D.E.: Claro que sí. Apenas pude ver Memento,  se convirtió en mi película favorita. Mi novela sí tiene muchos elementos de la narrativa de Nolan. Incluso, guarda una relación con una de sus primeros largometrajes, Following, que tiene tres líneas de tiempo y el protagonista es un escritor. Claramente, fue un modelo para  construir escenas entrelazadas en distintas temporalidades. Con el tiempo, me di cuenta que la influencia de este director era muy grande, más de lo que pensaba, porque hay una “femme fatale” en Memento, Nataly, y la de Avenida Resaca se llama Natalia. Yo no escogí ese nombre por la película sino por otras razones personales, pero me parece una coincidencia muy bonita.

SEMANA: En algunos capítulos, hay reflexiones y pequeñas menciones históricas sobre temas como el colonialismo o la fundación de Bogotá, entre otros. ¿Cómo fue la experiencia de mezclar la historia con la ficción?

R.D.E.: Siento que la historia es una herramienta para construir identidad. Para un escritor, estos recursos históricos son una atajo muy útil para construirle la identidad a una ciudad, que es un personaje más en la novela. Y me ayudó mucho construir eso desde los ojos de Adán porque, al igual que yo, es de Cartagena y puede ver la ciudad con sus ojos foráneos.

Para escuchar: La Culturoteca: La agenda y las noticias culturales de esta semana

SEMANA: Tal como lo indica el título, el protagonista vive más en un estado de resaca que de borrachera, lo que hace que sea un personaje lleno de malestar y confusión…

R.D.E.: Ese estado constante de resaca se me vino a la mente cuando vi una entrevista con Chris Cornell, exvocalista de Soundgarden y de Audioslave. Cuando recordaba su juventud, lo que se le venía a la cabeza era una sensación continua de resaca. Claro, tuvo momentos de felicidad o borrachera, pero su recuerdo era visto a través de una lupa de resaca. Yo quería que esa sensación fuera parte del ambiente en el que se desarrolla la novela, esta nube de resaca que está entre la página y los ojos del lector. Más allá de la experiencia con el alcohol, en un momento hay una reflexión sobre la resaca que deja también las experiencias duras. No en vano, en Cartagena sabemos que resaca es la corriente cuando se devuelve el mar después de una ola.

SEMANA: En el mundo de la creación literaria se dice que toda escritura es en sí misma un proceso de aprendizaje. ¿Qué aprendió con la escritura de  esta ópera prima?

R.D.E.: Avenida Resaca me enseñó que me gusta lo que escribo. Hay mucha gente que abandona las letras porque comienza a escribir, lo deja un rato, y cuando vuelve y lee lo escrito, piensa que es un asco. Ya cuando relees y te gusta lo que has escrito, sabes que vas a continuar. A nivel general, creo que la novela también me enseñó que los finales los inventamos. Todos esos cierres de ciclos están en la cabeza. Con la novela me di cuenta de que todo lo que había aprendido hasta ese momento o todo lo que consideraba indiscutible está sujeto a crítica y cuestionamiento. Nada se salva del cuestionamiento.

*El lanzamiento en Bogotá se hará el jueves 8 de noviembre en el Centro Cultural Gabriel García Márquez (calle 11 # 5-60) a las 6:00 p.m.

 

VIDEOS MÁS VISTOS

  • “Es un gobierno tranquilo, pero con decisión y carácter”: Iván Duque

    “Es un gobierno tranquilo, pero con decisión y carácter”: Iván Duque

    close
  • ¿Cuánto de estadounidense tiene un auto de Estados Unidos?

    ¿Cuánto de estadounidense tiene un auto de Estados Unidos?

    close
  • Violento desenlace: entre gases y piedras colapsó Bogotá

    Violento desenlace: entre gases y piedras colapsó Bogotá

    close
  • "Esa marcha es discriminatoria": Luis Ernesto Gómez

    "Esa marcha es discriminatoria": Luis Ernesto Gómez

    close
  • ¿Cómo se navega en el espacio?

    ¿Cómo se navega en el espacio?

    close
MÁS VIDEOS
TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1906

PORTADA

“La gran bandera del gobierno es la equidad”

El presidente explica sus prioridades, qué problemas encontró, cómo quiere cambiar la política y cómo va a manejar su gobernabilidad.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1906

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.