festival gabo

Estos son los cuatro mejores trabajos periodísticos de Iberoamérica

Este jueves, en Medellín, se entregaron los galardones del Premio de Periodismo Gabriel García Márquez. Vea aquí a los ganadores.


El Premio Gabriel García Márquez de Periodismo, que se entrega cada año en Medellín, llegó a su sexta edición. El galardón ya es un referente para buscar lo mejor de las redacciones de toda Iberoamérica (pues incluye trabajos periodísticos de América Latina, Portugal y España).

Esta vez se postularon 1.714 historias que pasaron por tres rondas de juzgamiento. A final, el jurado eligió a tres finalistas por categoría (texto, imagen, cobertura e innovación). Este jueves, finalmente, se anunciaron los cuatro ganadores.

Para hacer la selección participaron 51 jurados: 21 en la primera ronda, 18 en la segunda y 12 en la tercera. Estos últimos, referentes del periodismo de la región como Martin Carparros, Maria Teresa Ronderos, Elvira Lobato, Ginger Thompson y Julio Villanuevam, deliberaron durante dos días para elegir a los cuatro ganadores.

Estos son los seleccionados:

Sugerimos leer: "La idea de la prensa como un contrapoder es fundamental"

Texto:  Un niño manchado de petróleo, de Joseph Zárate, publicado en Revista 5W (España)

"En enero de 2016, semanas después de que 186 países de la ONU aprobaran un acuerdo para proteger el planeta del cambio climático, ocurrió una de las peores catástrofes ambientales de la historia del Perú. En Nazareth, una comunidad awajún de la Amazonía norte del país, una tubería rota derramó unos 500 mil litros de petróleo en un río. Los nativos, entre ellos más de 50 niños, intentaron sacar con baldes el combustible que contaminaba las aguas donde nadaban y pescaban.

Luego Petroperú contrató a varios adultos de la aldea para limpiar la fuga. Un agricultor de plátano ganaba unos seis dólares al día, pero por limpiar el río recibía hasta siete veces más. Así algunos comuneros pudieron cambiar sus cabañas de madera por casas de cemento, comprar mototaxis y mandar a sus hijos a escuelas de la ciudad.

En un zona donde siete de cada diez familias son pobres y donde mujeres y niños enferman por la desnutrición, hubo quienes vieron en los derrames una oportunidad para mejorar sus vidas. Aunque después temieron quedar envenenados. Esta historia recoge las voces de los afectados y explora las secuelas físicas y emocionales que dejó el desastre. Y sobre todo, reflexiona sobre aquello que somos capaces de hacer –como individuos, como sociedad– en nombre de aquello que llamamos ‘progreso‘".

Puede leerlo aquí. 

Imagen: Memoria verdad y justicia para las pibas, fotos de Leo Vaca, publicado en Revista Anfibia (Argentina)

"Cobertura de la manifestación ‘Ni una Menos‘ en su tercer aniversario. Originada el 3 de junio de 2015 como un grito colectivo contra la violencia machista, surgió de la necesidad de decir “basta de feminicidios”, porque en Argentina cada 30 horas asesinan a una mujer sólo por ser mujer. La convocatoria nació de un grupo de periodistas, activistas y artistas, pero creció cuando la sociedad la hizo suya y la convirtió en una campaña colectiva. A Ni Una Menos se sumaron a miles de personas, cientos de organizaciones en todo el país, escuelas, militantes de todos los partidos políticos. Porque el pedido es urgente y el cambio es posible, Ni Una Menos se instaló en la agenda pública y política".

Puede ver las imágenes aquí

Sugerimos también: “En ‘The New York Times‘ no hay nadie, ni Trump, ni Obama, a quien no se le toque un texto”

Cobertura: Venezuela a la fuga, un equipo de 27 personas, publicado en El Tiempo (Colombia) y Efecto Cocuyo (Venezuela)

"El reportaje cubre el fenómeno migratorio de Venezuela, el más grande de Latinoamérica en los últimos tiempos. A la fecha de la investigación las fuentes consultadas confirmaban que 1.500.000 personas habían huido del país en los últimos dos años debido a la crisis humanitaria. La migración del desespero, que atraviesa ruidosamente Latinoamérica y se estrella con la xenofobia, nos llevó a preguntarnos desde la Unidad de Periodismo de Datos de El Tiempo: ¿Cómo cubrirla? La primera respuesta fue hacer equipo con Efecto Cocuyo, de Venezuela.

Para abordarla, un equipo periodístico transfronterizo recorrió cinco mil kilómetros de viaje con los migrantes, quienes apuntaban a tres destinos distintos, Perú, Argentina y Curazao; describió la despedida de familiares y los riesgos en las fronteras de diversos países, reveló las cifras de la migración, explicó lo que significa que un país deje de ser potencia petrolera para convertirse en expulsor de sus nacionales y relató cómo viven los venezolanos en seis países del continente (Argentina, Bolivia, Colombia, Chile, México, Perú) y cómo sobreviven los que se quedaron en la capital de Venezuela, Caracas. El reportaje comprende 3 crónicas de viaje, 3 artículos de análisis de la crisis migratoria con infografías digitales, un documental web de 33 minutos que narra el recorrido de 2.900 kilómetros en un bus con 35 migrantes, 15 videos más, siete historias y una visualización de datos sobre la canasta familiar venezolana. Cada contenido responde a una perspectiva intimista, que se extiende al diseño web, para acercar la experiencia de usuario a la cruda realidad de los venezolanos".

Puede leerlo aquí.

Innovación: Los desterrados del Chaco, un equipo de siete personas, publicado en El Surtidor (Paraguay)

"Los artículos ilustrados de la serie Los desterrados del Chaco son presentados con la técnica de scrollytelling, una narrativa que se vale del gesto del scroll para transmitir información, diseñada para el móvil. Son 4 piezas sobre el lugar con la deforestación más acelerada del planeta y un lugar lleno de mitos e historia. Combina la potencia visual con la rigurosidad de los datos, explorando la importancia y belleza de ese ecosistema, la historia de una comunidad indígena que protege un cerro, la de un pueblo comprado por una secta y cómo el negocio del carbón exportado a Europa se beneficia de la deforestación. Las ilustraciones se combinan con el texto para transmitir información y, a la vez, son la clave para generar empatía en el público, dándole el control de la navegación y el tiempo al usuario. Esta técnica narrativa también esquiva la tendencia del video y exige menos gasto de datos al usuario, en un país con una conectividad lenta y cara."

Puede navegarlo aquí.