Tendencias

Home

Cultura

Artículo

John Cerón y Johnny Pacheco
John Cerón y Johnny Pacheco. - Foto: Cortesía John Cerón

homenaje

Johnny Pacheco, ‘El zorro de plata’, de la A a la Z

Su esbelta figura se asemejaba a la del Quijote de la Mancha y su bigote le imprimía aún más parecido al ingenioso Hidalgo. Con su talento artístico, Johnny Pachecho conquistó el mundo de la música latina, convirtiéndose en poco tiempo en una estrella que brillaba con luz propia.

Era tal su derroche de talento que lo supo compartir con otros cantantes y músicos latinos a quienes también puso a sonar en el firmamento de ese cosmos llamado salsa.

Johnny Pacheco fue el hombre que junto a Jerry Massuci fundó el sello disquero Fania, el que aglutinó los latinos que buscaban su sueño americano. La misma casa disquera que reunió a las grandes estrellas musicales de los años 60 y 70 para consolidar el imperio de la salsa y llevar al mundo todos esos géneros cubanos pero interpretados con innovaciones rítmicas y sonoras que los hacían sonar diferente, con identidad propia.

La dinámica y musicalidad de Pacheco en escena junto a sus muchachos era tal que en el mismo continente africano la gente gozó con este iluminado por las partituras musicales, siendo adoptado como un hijo más.

Aunque falleció el pasado 15 de febrero, a sus 85 años, su legado siempre estará presente en la discografía latina orbital.

Aquí les presentamos un de la A a la Z con algunos detalles de su vida:

Al lado de Charlie Palmieri, Johnny Pacheco hace parte de la Duboney y llenan los salones de baile de El Corso, El Palladium y Caborrojeño en la ciudad de Nueva York, entre otros, años antes de gestarse el movimiento Fania en el mundo.

“Bailar salsa es como levantar un muerto. No solo se escucha. Para gozar con la salsa hay que despojarse”, fueron algunas de las frases que empleó Pacheco para referirse a la salsa.

Cofundador del sello Fania en 1964 junto al abogado y expolicía Jerry Masucci, confeso fanático de la salsa desde que vivió una temporada en Cuba.

Desde los 11 años vivió en Nueva York, luego de emigrar junto con su familia desde su natal República Dominicana en la época del dictador Rafael Trujillo.

El “Conde” Rodríguez fue uno de sus vocalistas más importantes. Con él grabó los álbumes “La Perfecta Combinación”, que incluye el gran éxito “La esencia del guaguancó”; “Los Compadres”, que contiene” Soy el mejor”; y “Tres de café y dos de azúcar”, a partir del cual El Conde se desvincula para continuar como solista.

Fania lo dio a conocer mundialmente desde aquel mítico concierto en el Cheetta que fue la presentación oficial de las Estrellas Fania en Nueva York, un jueves 26 de agosto de 1971. Participaron Cheo Feliciano, Héctor Lavoe, Yomo Toro, Orestes Vilató, Reinaldo Jorge, Ismael Miranda, Santitos Colón, entre otros.

Guio y dirigió a grandes talentos como Héctor Lavoe, Willie Colón, Rubén Blades, Celia Cruz, Adalberto Santiago y muchos más.

Hay un recuerdo indeleble para los salseros en uno de los conciertos en África. Luce una camisa de color blanco y dirige a las Estrellas de Fania. Se lo ve corriendo por el escenario, sin desprenderse de su flauta. Minutos después, en la misma grabación, viste una camisa ajedrezada en blanco y rojo. ¡Mítico! Parece un niño corriendo por todo el escenario, reaccionan algunas personas que ven una y mil veces ese concierto.

Igualmente fue director musical y colaborador de películas: “Our Latin Thing”, “Salsa”, “Mondo New York” y “Salvaje”.

Johnny Pacheco, en 1960, creó su primera orquesta llamada Pacheco y su Charanga, con la voz de Elliot Romero. Ese Long Play fue un exitazo bajo el sello Alegre que vendió más 100 mil copias para la época. En varias entrevistas, Pacheco dijo que si hubiese sabido del éxito que tendría el disco, lo hubiera hecho solo.

Colección John Cerón
Colección John Cerón - Foto: John Cerón

Kiniping, era el apellido de su mamá, una mujer dominicana descendiente de europeos cuyo nombre de pila era Octavia Kiniping Rochet.

Líder de orquesta y clarinetista fue el padre de Johnny Pacheco, don Rafael Azarías Pacheco, de quien heredó la vena artística y recibió su primer instrumento musical: una armónica, en un Día de Reyes Magos.

Muchas veces estuvo Johnny Pacheco en Colombia. Una de las más recordadas fue en Bogotá en 1996 durante el concierto de Las Estrellas de Fania realizado en el estadio El Campín. Durante los días previos a ese concierto se vivió un gran alboroto en el lobby del Hotel Tequendama cada vez que los integrantes de esa constelación compartían con sus seguidores. Entre ellos estaba yo, un joven estudiante de periodismo. Fue tanta la emoción de ver a Pacheco que lo abracé de su cintura y me dijo: “oye, chico, me agarraste muy duro”. Con mi mirada le agradecí ese momento único. ¡Gracias maestro!

Nació en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, el 25 de marzo de 1935 y falleció el 15 de febrero de 2021 en Nueva Jersey, Estados Unidos. Su muerte la dio a conocer por redes sociales su esposa María Elena Pacheco, “Cuqui” Pacheco. Su verdadero nombre era Juan Pablo Pacheco Knippin.

Otros instrumentos musicales que aprendió a tocar de manera autodidacta fueron la armónica, acordeón, violín, saxofón y clarinete, aunque el mundo lo conoció como flautista. Una vez radicado en Estados Unidos, ingresó a la escuela de Artes Juilliard en donde estudió percusión.

Para Héctor Lavoe, Johnny Pacheco compuso dos canciones que plasmaban su personalidad y manera de ser, Mi Gente y El Rey de la Puntualidad. En esta última, se destaca la manera irónica como Lavoe justifica su famoso defecto afirmando que no es que él llegue tarde sino que los demás llegan muy temprano.

Quimbara, interpretada por Celia Cruz en Zaire, África, en 1974, acompañada de las Estrellas de Fania bajo la dirección de Johnny Pacheco, fue la entrada grande de ese nuevo movimiento musical denominado salsa al continente negro. Quimbara, además de ser la primera canción de ese concierto, es un trabalenguas perfectamente interpretado por Celia Cruz. Ahí se ve felicidad plena en el rostro de Pacheco, quizás al sentir que su sueño se había cumplido.

Reconocimientos siempre recibió en vida. Uno de los más especiales se dio en la ceremonia “José Fajardo Awards”, celebrada el 20 de julio de 2014 en Miami. En esa oportunidad lo acompañaron Roberto Ledesma, José Fajardo Jr., Sal Cuevas, Andy Harlow, Pupi Legarreta, entre otros.

Siempre manifestó que la salsa venía de Cuba y era una mezcla de ritmos caribeños como la guaracha, el mambo, la pachanga, el son montuno, el chachachá y el guaguancó.

Toro Mata es una de las canciones más bellas del folclore afro- peruano. Fue interpretada por Celia Cruz y dirigida por Johnny Pacheco. La Reina Rumba siempre fue su aporte vocal femenino tanto en la Fania All Star como en sus producciones.

Una faceta más de su personalidad fue la de filántropo, haciendo parte de eventos benéficos en favor de enfermos de Sida (Concierto por la vida, Nueva York, 1988) y damnificados del huracán Georges (Hispanic Federation Relief Fund, 1998) y creando un fondo de becas con su nombre (1994).

Varios amigos cercanos, entre ellos “Pupi” García, manifiestan que Pacheco era una persona muy alegre y jocosa, y le pidió expresamente que en el epitafio de su tumba quedara escrito: “aquí yace Johnny Pacheco en contra de su voluntad”.

Willie Colón al enterarse de la muerte de su amigo, compartió fotos inéditas con el artista y escribió “descanse en paz, mi querido amigo y maestro. Fundador de Fania Records, Johnny Pacheco. Único”.

Xavier Cugat, fue uno de los grandes músicos a quien Pacheco acompañó en sus inicios, al igual que Dioris Valladares, Tito Rodríguez, Tito Puente, entre otros.

“Yo soy de los coristas más caros que hay en el mundo”, repetía a sus amigos en la música, entre ellos a “Pupi” García.

¡Zorro de Plata, descansa en paz, gracias por tanta música y por poner a gozar al mundo entero alrededor de la salsa!

Por: John Ceron Bastidas (@CeronBastidas)