Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/12/1998 12:00:00 AM

LA CAMARA COMPLICE

Leo Matiz: un reportero gráfico con intención estética.

LA CAMARA COMPLICE LA CAMARA COMPLICE
Leo Matiz es un nombre de singular importancia en la historia de la fotografía nacional. Una aguda intuición lo ha asesorado a lo largo de las ultimas seis décadas para registrar el instante siguiente, el momento en que los rostros recibirán la luz de una determinada manera, en que una acción predecible llegará a su clímax, en que el gesto se tornará elocuente, o en que las sombras agudizarán los ángulos o la curvatura de un elemento inanimado para conformar una composición abstracta. La instantánea, es decir, la facultad de la fotografía para captar acciones, resultó definitiva para su trabajo, y si bien este tipo de fotografías era conocido en el país desde finales de la anterior centuria, sólo a través de la lente de Matiz involucraría raciocinios formales y cobraría todo su poder documental.
Matiz fue primero pintor y sus conocimientos en esta materia son reconocibles en su sentido de la composición, en la nitidez de sus formas y en su poética utilización del claroscuro. Su producción incluye retratos, fotografía industrial e ilustraciones, pero Matiz ha sido en primer término un reportero gráfico, profesión que coincide felizmente con su curiosidad por el mundo y sus habitantes, así como con su personalidad trashumante y aventurera.
En cumplimiento de compromisos con importantes revistas internacionales registró guerras y sequías, presenció asesinatos y documentó faenas, mercados y fiestas populares. También apeló a inusitados recursos para cumplir con esta labor, incluido el de hacerse pasar por interno de una cárcel mexicana y disfrazarse de pordiosero para convivir con presos y mendigos en busca de testimoniar aspectos no muy evidentes de su realidad. Si bien en su archivo figuran imágenes de distintos lugares de América, Europa y el Medio Oriente, fue en México y Colombia donde elaboró los documentos más penetrantes acerca de la vida a mediados de este siglo.
Leo Matiz pertenece a la generación que le devolvió a la fotografía colombiana el carácter artístico que había perdido con el obtuso argumento de que se trataba de una realización mecánica. Junto con Obando, Ramos, Kraus, Nereo y otros pocos fotógrafos, Matiz encontró un lenguaje personal y puso de relieve las posibilidades expresivas de la fotografía. En su lenguaje, por ejemplo, los seres humanos hacen gala de una dignidad irrenunciable aun en medio de la miseria y cualquier tipo de trabajo, por humilde que sea, lleva implícito el sello de quien lo ejecuta. En algunos de sus registros los poros y arrugas de los personajes son protagonistas, pero en otros, realizados en contraluz, se oscurecen sus rasgos y son las siluetas, los gestos y el talante los encargados de revelar su carácter, el propósito de sus actividades o el significado de su situación.
El acoplamiento entre la visión y la cámara de Leo Matiz ha sido total y así puede comprobarse en la exposición de sus obras que presenta la Biblioteca Nacional como parte del justo reconocimiento de que ha sido objeto por parte del Ministerio de Cultura.

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.