Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/28/2003 12:00:00 AM

La culpa la tiene Voltaire

Un 'tour' por el París de los inmigrantes ilegales y las ninfomaníacas al borde de la depresión.

La culpa la tiene Voltaire La culpa la tiene Voltaire
Director: Abdel Kechiche

Protagonistas: Sami Bouajila, Elodie Bouchez, Bruno Lochet, Aure Atika, Virginie Darmon



Que el titulo no alcance a confundirnos: La culpa la tiene Voltaire es un drama de buenos sentimientos que se pregunta, más allá de las teorías y de los discursos, qué tanta humanidad se practica en el mundo en que vivimos. Nos presenta las grandes amistades y los dos romances principales que vive Jallel, un tunecino que ha entrado de manera ilegal a París, mientras recurre a todo lo que puede para sobrevivir y no ser deportado por las meticulosas autoridades francesas. Lo primero que hace es mentirle al intimidante entrevistador de la oficina de inmigración: le inventa que es un refugiado político argelino, tal como se lo aconseja su tío ("háblales de derechos humanos", dice el señor en la primera escena: "Creen que se inventaron la libertad"), y le asegura que se siente feliz de haber llegado a "la casa de Voltaire y todo eso" para que le conceda, al menos, dos meses de gracia.



Lo que sigue en la primera película del director Abdel Kechiche (que, según dicen las notas de prensa, vivió en carne propia el drama de los inmigrantes ilegales), es la presentación de una serie de personajes conmovedores de los que jamás sabremos todo lo que querríamos: Franck, el torpe portero de noche que comienza a aburrirse de París, es un buen consejero; Nassera, la misteriosa mesera que parece un ángel de la guarda, sostiene a su pequeño hijo con las propinas que le dan en un bar para extranjeros; Lucie, la ninfomaníaca con serias tendencias a la depresión, no quiere volver a la casa de sus padres y dice estar lista para afrontar un romance un poco más largo sin que le den un billete de 20 francos a cambio. A pesar de todo, a pesar del mundo, estas personas se tienen las unas a las otras: esa es la conclusión que viene y va de una secuencia a la otra, esa es la poderosa idea que nos convence de seguir ahí, frente a la pantalla, hasta que terminen las desventuras del pobre Jallel.

Conviene anunciar que algo raro, muy raro, ocurre al final de la proyección de La culpa la tiene Voltaire. De un momento para otro, como si un rollo del largometraje se hubiera refundido en alguna parte, como si la producción hubiera pasado por la sala de censura de una vergonzosa dictadura, la historia llega a su fin. Sí, claro, no conviene adelantar un solo detalle de aquellas últimas imágenes, porque ¿para qué arruinar una película bienintencionada, llena de valientes testimonios en clave de humor, que merece más de una oportunidad?, pero resulta importante advertirles a nuestros parientes y a nuestros amigos que desde los tiempos de Dialogando, Decisiones y Musidramas, aquellos dramas de 22 minutos que transmitían los antiguos canales de televisión, no se veía una resolución tan abrupta, tan fuera de sitio, tan decepcionante a una trama llena de conflictos. Lo mejor del cine es que no es la televisión: por eso entristece este final.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Así se vivió el primer campeonato africano de 'Fútbol Freestyle'

    close
  • Se cumplen 30 años del Concierto de Conciertos

    close
  • La respuestas a la tala de árboles

    close
  • Rodrigo Pardo analiza la encuesta de Invamer

    close
  • "El mundo cambió. Hoy se requiere mayor flexibilidad en las normas laborales"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1898

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.