arqueología

‘La maldición de Pompeya’ casi mata a mujer canadiense, según ella cuenta

Robó piezas arqueológicas en su visita a Italia cuando tenía 21 años y, por eso, cree que su vida se convirtió en un padecimiento agónico de salud y crisis familiares y económicas. Ahora devuelve lo que tomó.


El Diario ABC de España cuenta la historia de un suceso altamente peculiar que tuvo lugar la semana pasada. Por correo, a una agencia de viajes en Italia llegó una carta con restos arqueológicos de Pompeya. El envío anónimo vino acompañado de una carta en la que una mujer, que se hace llamar Nicole, explica que vivió una vida de pesadilla desde haber robado esos tesoros cuando visitó el impresionante sitio arqueológico a sus 21 años.

La canadiense pensó que una “maldición” se había apoderado de ella y, en la carta, admite haber aprendido la lección: “Ahora tengo 36 años y he tenido cáncer de mama dos veces, la última acabó en una mastectomía doble. Mi familia y yo también tuvimos problemas económicos. Somos buenas personas y no quiero que esta maldición pase a mi familia o mis hijos. Por ello, perdónenme por lo que hice años atrás, aprendí la lección, estoy pidiendo el perdón de los dioses. Solo quiero deshacerme de la maldición que ha caído sobre mí y mi familia. Lo siento mucho, un día volveré a su bello país para disculparme en persona”, concluye.

Al parecer, Nicole habló del caso con más personas y descubrió que no estaba sola ni en su impulso ni en su posterior arrepentimiento. En el mismo paquete, el matrimonio de Alastain y Kimberly, también canadiense, pide perdón por el mismo crimen: “Les devolvemos estas piedras que mi esposa y yo tomamos mientras visitábamos Pompeya y el Vesubio en 2005. Las cogimos sin pensar en el dolor y sufrimiento que estas pobres almas experimentaron durante la erupción del Vesubio y la terrible muerte que tuvieron. Lo sentimos y por favor perdonadnos por haber tomado esa terrible decisión. Que sus almas descansen en paz”.