Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/9/1998 12:00:00 AM

LA MASCARA DEL ZORRO

La versión cinematográfica de la serie de televisión no pasa de ser una aventura simpática.

LA MASCARA DEL ZORRO LA MASCARA DEL ZORRO
Tal vez los miembros de la generación X no alcanzaron a soñar con las aventuras del héroe de antifaz que competía en popularidad con El llanero solitario. Ni siquiera debieron vestirse con su célebre disfraz la noche de Halloween. Sin embargo no hay duda de que la más reciente película de Martin Campbell está dirigida a ellos. En primer lugar porque cuenta con Antonio Banderas como protagonista. Y en segundo término porque la adaptación cinematográfica del clásico de la televisión de los 60 está colmada del tipo de aventura romántica que encarreta a los adolescentes.
Se trata de La máscara del Zorro, la leyenda de aquel héroe que defendía los intereses de los más necesitados en México durante los últimos días de la colonia. La película se inicia con las postreras escaramuzas de un Zorro ya viejo, interpretado por Anthony Hopkins, a quien su más encarnado enemigo le ha asesinado a su esposa y robado a su pequeña hija. Pero la venganza estará servida tiempo después cuando aparezca un talentoso y rebelde joven (Banderas) que se encargará de sucederlo en el trono de los héroes relevándolo en su identidad.
Plagada de lugares comunes, la cinta no pasa de ser un entretenido plato de acción y romance, con mucha emoción, dependiendo del punto de vista, pero sin ninguna sorpresa. Quizás por eso el director ha preparado también, de postre, una buena dosis de humor destinado a que el espectador olvide sus problemas durante poco más de dos horas.
A pesar de la intención de Hopkins y Banderas por encarnar sus personajes como es debido, la cinta no da sino para que ellos también se diviertan en su papel de héroes en una película que, en últimas, es apenas un suculento manjar publicitario.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com