Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/2003 12:00:00 AM

La otra historia

Más allá de lo que le dicten de antologías, compilaciones o estudios críticos de poesía, cada lector, por diversos motivos, ha llegado a su propia selección. Algunos poetas y escritores colombianos confiesan cuáles son esos poemas.

La otra historia, Sección Cultura, edición 1126, Nov 30 2003 La otra historia
El poeta y ensayista Juan Gustavo Cobo Borda acaba de publicar la nueva versión de Historia de la poesía colombiana del siglo XX, un completo estudio sobre una producción tantas veces menospreciada en el país.

Sin duda es una referencia obligada para entender cómo y en qué contexto surgieron tantos poetas y poemas. El libro llega en un momento en que aparentemente la lectura de poesía ha decaído. Detrás de festivales y pocos títulos en librerías la poesía se niega a desaparecer y, en gran parte, porque hay lectores que insisten en buscarla, en seguirle los pasos. Esos lectores, sin embargo, sienten que hay unos poemas especiales para ellos. Siete poetas confiesan cuáles son, para ellos, esos poemas que los marcaron y SEMANA publica fragmentos de ellos.



'Canción de la vida profunda'. Porfirio Barba Jacob

"Hay días en que somos tan móviles, tan móviles,

como las leves briznas al viento y al azar.

Tal vez bajo otro cielo la dicha nos sonría.

La vida es clara, undívaga y abierta como el mar.

Y hay días en que somos tan fértiles, tan fértiles,

como en abril el campo, que tiembla de pasión;

bajo el influjo próvido de espirituales lluvias,

el alma está brotando florestas de ilusión.

Y hay días en que somos tan sórdidos, tan sórdidos,

como la entraña oscura de oscuro pedernal:

la noche nos sorprende con sus profusas lámparas,

En rútilas monedas tasando el Bien y el Mal".



'Canto del extranjero'. Giovanni Quessep

"Penumbra de castillo por el sueño

Torre de Claudia aléjame la ausencia

Penumbra del amor en sombra de agua

Blancura lenta

Dime el secreto de tu voz oculta

La fábula que tejes y destejes

Dormida apenas por la voz del hada

Blanca Penélope

Como entrar a tu reino si has cerrado

La puerta del jardín y te vigilas

En tu noche se pierde el extranjero

Blancura de isla

Pero hay alguien que viene por el bosque

De alados ciervos y extranjera luna

Isla de Claudia para tanta pena

Viene en tu busca"



'Relato de Guillaume de Lorges'. León de Greiff

ìYo, señor, soy acontista.

Mi profesión es hacer disparos al aire.

Todavía no habré descendido la primera nube.

Más, la delicia está en curvar el arco

y en suponer la flecha donde la clava el ojo

.........

Yo, señor, soy acontista.

También he sido juglar en los mesones.

Revendedor de bulas.

Tañedor de laúd.

Y tragador de fuego y engullidor de sables.

Y bufón en las ferias".



'Morada al sur'. Aurelio Arturo

"Te hablo de días circuidos por los más finos árboles:

te hablo de las vastas noches alumbradas

por una estrella de menta que enciende toda sangre:

te hablo de la sangre que canta como una gota solitaria

que cae eternamente en la sombra encendida:

te hablo de un bosque extasiado que existe

sólo para el oído, y que en el fondo de las noches pulsa violas, arpas, laúdes y lluvias sempiternas.



Te hablo también: entre maderas, entre resinas,

entre millares de hojas inquietas, de una sola hoja:

pequeña mancha verde, de lozanía, de gracia,

hoja sola en que vibran los vientos que corrieron

por los bellos países donde el verde es de todos los colores,

los vientos que cantaron por los países de Colombia.

Te hablo de noches dulces, junto a los manantiales, junto a cielos,

que tiemblan temerosos entre alas azules:

te hablo de una voz que me es brisa constante,

en mi canción moviendo toda palabra mía,

como ese aliento que toda hoja mueve en el sur, tan dulcemente,

toda hoja, noche y día, suavemente en el sur".



'Gracias señor'. Raúl Gómez Jattin

"Por hacerme débil

loco,

infantil.

Gracias por estas cárceles

que me liberan

Por el dolor que conmigo empezó

y no cesa

Gracias por toda mi fragilidad tan flexible

Como tu arco

Señor Amor".



'Amén'. Alvaro Mutis

"Que te acoja la muerte

con todos tus sueños intactos.

Al retorno de una furiosa adolescencia,

al comienzo de las vacaciones que nunca te dieron,

te distinguirá la muerte con su primer aviso.

Te abrirá los ojos a sus grandes aguas,

te iniciará en su constante brisa de otro mundo.

La muerte se confundirá con tus sueños

y en ellos reconocerá los signos

que antaño fuera dejando,

como un cazador que a su regreso

reconoce sus marcas en la brecha".



'Venganza'. Darío Jaramillo Agudeloz

Ahora tú, vuelto poema

encasillada en versos que te nombran,

la hermosa, la innombrable, luminosa,

ahora tú, vuelto poema,

tu cuerpo resplandor,

escarcha, desecho de palabra,

poema apenas tu cuerpo

prisionero en el poema

vuelto versos que se leen en la sala

tu cuerpo que es pasado

y es este poema

esta pobre venganza"



'De repente la música'. Jorge Gaitán Durán

"La pura luz que pasa

por la calle desierta. Nada humano

bajo el cielo abolido.

La blancura absoluta

de la ciudad confunde

la muerte y el sigilo

De repente la música,

La sombra de los amantes en el agua".

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com