Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/16/1996 12:00:00 AM

LA TETA Y LA LUNA

Una inocente comedia española sobre el despertar al amor en la pubertad.

LA TETA Y LA LUNA LA TETA Y LA LUNA

DIRECTOR: BIGAS LUNA
PROTAGONISTAS: MATHILDA MAY, GÉRARD DARMON, BIEI DURAN,
MIGUEL POVEDA, ABEI FOLK, LAURA MAÑA, GENIS SANCHEZ.

LOS SENOS HAN sido una obsesión para Bigas Luna. En un artículo reciente de la revista Cinemanía el director español confesó que su primera impresión con el sexo femenino fueron los enormes pechos de su madre, los cuales imaginaba siempre llenos de leche. La frustración infantil al saber que no era cierto dio paso a una emocion que anunciaba la pubertad.
El recuerdo de infancia de Bigas Luna es, precisamente, el argumento de su más reciente película, La teta y la luna, una comedia que narra las peripecias de un niño catalán obsesionado por encontrar unos senos que reemplacen los de su madre, ocupados en amamantar a su hermanito recién nacido. El filme es también la historia una hermosa bailarina francesa (casada con un payaso de pacotilla) de quien se ha enamorado el pequeño en busca de su teta y también un joven cantante flamenco.
Crudo y sarcástico en la manera de abordar el humor, Bigas Luna retoma muchos de los elementos utilizados en sus filmes anteriores: el erotismo, la escatología, las pasiones enfermizas, todo ello expresado con una buena dosis de surrea lismo y una inocencia adolescente que ahonda en la idiosincrasia de su pueblo, pero también en sus instintos más profundos, derivados de la adoración a la mujer y sus formas.
Es una parábola infantil sobre el paso de la niñez a la pubertad, pero al mismo tiempo un retrato de la pasión hecha comedia. Algunos de sus pasajes podrían parecen vulgares si no fuera porque nacen de las entrañas de España y su desfachatado sentido de la cotidianidad y el deseo.
No es una cinta deslumbrante. Incluso hay quienes piensan que con La teta y la luna el director de Jamón jamón ha llegado al colmo de la repetición. Pero la verdad es que, con la suficiente desprevención, la película se deja ver en toda su gracia y desparpajo.

BARRANQUILLA AUDIOVISUAL
LA FUNDACION CINEMATECA DEL Caribe, con el apoyo del Ministerio de Comunicaciones y Colcultura, ha organizado el I Salón Internacional del Autor Audiovisual, que se efectuará entre el 22 y el 27 de noviembre. Se trata de un evento que intenta rescatar y conservar el talento audiovisual del continente, en general, y de Colombia en particular. Para esta primera versión los invitados son el estadounidense Robert Young, colaborador habitual de Michael Roemer durante los años 60; la venezolana Fina Torres, directora de las películas Mecánicas celestes y Oriana; y los colombianos Luis Ospina, autor de Pura sangre y también de una extensa videografía, y Heriberto Fiorillo artífice de la serie de televisión Talentos.
Paralelamente el salón desarrollará una agenda académica alrededor de la experiencia creativa en cine y televisión, con la participación de expertos como Jerry Carlson, productor del canal 75 de la Universidad de Nueva York, y Paul Bardwll, director del Centro Colombo-Americano de Medellín.

EL ULTIMO HOMBRE
El oeste salvaje de los 'cowboys', pero trasladado a la época del negocio ilícito del licor.

DIRECTOR: WALTER HILL
PROTAGONISTAS: BRUCE WILLIS, CHRISTOPHER WALKEN, BRUCE DERN, DAVID PATRICK KELLY, WlLLIAM SANDERSON, KARINA LOMBARD

LA ESCENA NO puede ser más irónica. Bruce Willis, con el ceño fruncido y cara de pocos amigos, se aproxima a un pueblo fantasma de Texas dispuesto a descansar algunas horas antes de seguir su camino hacia México. Parece una secuencia de las legendarias películas western de Clint Eastwood, pero existe una sutil diferencia. Willis (en el papel de John Smith) no cabalga sino que maneja un Ford de los años 30. El pueblo y sus habitantes son los mismos, pero los caballos han sido sustituidos por los autos y los pañuelos por las corbatas en la reciente película de Walter Hill, El último hombre.
Si no fuera porque la película está ubicada en la época de los gángster y el contrabando de licor, la cinta parecería una repetición exacta de los filmes del oeste de antaño. Sin ir más lejos, se trata de una patética parodia del género. Armado hasta los dientes y tras un imperceptible episodio con una señora del pueblo, Willis deberá enfrentar él solo a las dos bandas de mafiosos que controlan el condado. Todo en la película es amañado: los gestos temerarios del héroe, las amenazas de los bandidos, las caricias de las doncellas, los diálogos, los duelos y los tiroteos. Las pistolas más rápidas del oeste se enfrentan de nuevo, pero en la incipiente modernidad.
Sin el más mínimo toque de originalidad, el director lleva su película por los linderos más comunes del western, incluidas las reflexiones del protagonista: "No lo sabía entonces, pero con esa mirada el juego comenzó"; "No sé si hacía mal o bien en matarlos, pero estoy seguro de que estaban mejor muertos ", y así, un derroche cinematográfico en una cinta vacía por principio. Si se trataba de parodiar al oeste salvaje, mejor que las ametralladoras y los autos de lujo son las diligencias, los caballos y los revólveres.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com