Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/23/1987 12:00:00 AM

LA TIJERA SECRETA

Los servicios secretos publican -sin pagar derechos de autor- la obra de los mejores caricaturistas

LA TIJERA SECRETA LA TIJERA SECRETA
Desde hace algún tiempo es visible una tímida resurrección del arte de la caricatura en Colombia. No en cuanto a los dibujantes, que siempre han existido, sino en cuanto a la nueva atención que empieza a prestárseles -y que sólo se echa en falta en los premios Simón Bolívar, que declaran "desierta" esa modalidad del periodismo. Ahora se organizan exposiciones de caricaturistas, se publican libros de caricaturas, se "fusilan" sus monos para publicarlos -ad honores, claro está- en revistas y periódicos para los que no fueron hechos. Pero además los dibujantes colombianos de humor están conociendo la consagración máxima: los servicios secretos saquean su obra para utilizarla en sus patrióticas tareas de propaganda negra.
Así, es frecuente que a las redacciones de prensa lleguen (pues los servicios secretos son ávidos de publicidad y autobombo) folletos y revistas ilustrados por los más conocidos caricaturistas del país: Timoteo, Grosso, Kekar, Osuna, Caballero, Yayo. La línea de cada dibujante es la suya característica; su intención, en cambio, se ha homogeneizado y pasteurizado al pasar por las manos de los servicios secretos y se ha vuelto una sola: el anticomunismo. Son folletos, para definirlos de alguna manera, antisubversivos. Folletos bien impresos, en excelente papel, como los que sueñan, sin encontrar quién se los patrocine, los caricaturistas colombianos. Se reproducen -en ocasiones también se calcan torpemente- los dibujos de todos, y se les cambia o se les inventa el texto acompañante. La publicación se hace a veces sin nombre de editor responsable, pero más frecuentemente la patrocina alguna organización de nombre rimbombante: Asociación de Amigos de la Patria, Defensores de la Civilización Cristiana, cosas así. La patria y la civilización, por lo visto, consisten en el robo, el plagio y la tergiversación. Y sobre todo en la renuencia a pagar derechos de autor. Además de propaganda negra, eso se llama competencia desleal.
Pero no son sólo los caricaturistas colombianos los que se ven así saqueados y utilizados al ser reproducidos a muchos ejemplares por cuenta, es de suponer, de alguno de esos misteriosos fondos secretos que tanto abundan en el Ministerio de Defensa. Son también los dibujantes extranjeros. El mexicano Ríus, por ejemplo, autor de la famosa serie "Los agachados" y de manuales humorísticos de propaganda política abierta ("Cuba para principiantes", o "Marx para principiantes"). O, como es el caso que nos ocupa, el "Manifiesto comunista" de Marx y Engels-...y Ríus. Este libro de Ríus había sido publicado hace unos años por la Editorial Pluma en Colombia, con la habitual advertencia de que estaba "prohibida su reproducción parcial o total". Los servicios secretos lo reproducen entero: sólo cambian el texto.
Ríus es un dibujante de tanto talento que aguanta incluso la militancia política sin perder el humor y la agudeza -lo cual ha sido siempre, para cualquier artista, una prueba de fuego. Pero lo que ni siquiera Ríus aguanta es la manipulación de los servicios de la propaganda negra. La letra desmejora, para empezar. El humor desaparece por completo. Lo que era una explicación mitad didáctica y mitad humorística del "Manifiesto" de Marx se convierte en un panfleto chato, primario, sin imaginación ni gracia, evidentemente concebido para débiles mentales, y probablemente por débiles mentales. Lo cual no significa necesariamente que el "Manifiesto comunista" sea más atractivo que un manifiesto anticomunista.
Significa sólo que Ríus -y por supuesto Marx- tienen infinitamente más talento que sus plagiarios de los servicios secretos colombianos. La comparación entre los dos libros, el verdadero y el falso, le da toda la razón a ese anticomunista lúcido que es el ex presidente norteamericano Richard Nixon: "Los comunistas hablan de los problemas, mientras que nosotros sólo hablamos de los comunistas".
Se trata, en todo caso, de un homenaje involuntario a Ríus, y a Marx, y también a los caricaturistas colombianos utilizados en otros folletos "negros", aunque no tengan el renombre de Ríus ni de Marx. Esperemos que sea sólo el principio. Ojalá que, así como los servicios secretos empezaron falsificando comunicados de grupos subversivos y terminaron por ser capaces de fabricar grupos subversivos enteros, puedan también acabar por inventarse un caricaturista. Aunque sea a costa de los contribuyéntes.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    "Si hay vida fuera de este planeta debe ser muy lejos"

    close
  • "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    "Es posible morir bien y sanos así estemos enfermos"

    close
  • Álex Saab, el hombre de Maduro

    Álex Saab, el hombre de Maduro

    close
  • Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    Este domingo se abrirán oficialmente las puertas del Movistar Arena

    close
  • ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    ¿Qué pasaría si gana Bolsonaro?

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1903

PORTADA

¿Quién es el colombiano prófugo y socio del régimen de Maduro?

Esta es la increíble historia del empresario Álex Saab, el hombre que hizo llave con el presidente de Venezuela para ejecutar operaciones por cientos de millones de dólares en el mundo con la comida de los venezolanos.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1903

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.