Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/28/2004 12:00:00 AM

La violencia como juego

En 'Colombia Land', Nadín Ospina hace una parodia del Lego. Por primera vez el artista se refiere a la violencia de manera explícita.

Nadín Ospina se ha caracterizado por ser muy cauteloso con la violencia, un tema central en la obra de muchos artistas del país. Por un lado advierte del oportunismo que hay en el medio artístico en un contexto tan convulsionado como el colombiano -sin desconocer que hay algunos que realmente hacen un trabajo serio al respecto- y, por otro, también como reacción a esta tendencia, se ha propuesto mostrar a los curadores internacionales que el arte nacional también tiene otras facetas, no siempre ligadas a ese sentido de 'víctimas', como muchas veces se quiere ver.

En sus famosas obras precolombinas con rostros de los personajes de Los Simpsons y de Disney, Ospina -según él- toca de alguna manera el tema de la violencia al hacerse presente un avasallamiento de imágenes de otras culturas que parece imponer un nuevo estilo de vida, una nueva dinámica en una población que no se autorreconoce, que no sabe nada de su pasado, del inmenso legado de las culturas prehispánicas que coparon nuestro territorio y que ahora está sujeta al bombardeo de otro tipo de imágenes.

Sin embargo, nunca antes se había acercado al tema de manera tan directa como ahora en Colombia Land, su más reciente exposición que se presenta por estos días en la Universidad de Salamanca. Lo hace con mucha ironía, característica esencial en su obra. Después de lo que parecía un 'salto' en su carrera al trabajar sobre la cultura oriental en Ojo del tigre, Ospina reaparece aquí con esta muestra que tuvo como punto de partida un catálogo de Lego, el famoso juego para niños creado en Dinamarca en 1958. Después de descubrir una nueva serie llamada Lego Aventureros, donde un grupo de personajes tiene que viajar a lugares exóticos y peligrosos, entre ellos escenarios que aluden a América Latina, con hombres sin afeitar, armados, en selvas espesas, Ospina se propuso sobredimensionar esa visión que, desde el exterior, se tiene sobre Latinoamérica. "Lo que más nos importa son los niños. Nuestro objetivo es estimularlos para que se conviertan en dueños de su propia vida...", dice el presidente y director ejecutivo del Grupo Lego, según la cita que hace el artista en el catálogo.

En Colombia Land los íconos de Los Simpsons y Disney son reemplazados, entonces, por los muñecos de Lego. Ospina trasladó a gran formato las imágenes que hacían parte del catálogo original del juego, y también hizo réplicas de los muñecos a gran escala. El espectador puede armar y desarmar los juguetes como si se tratara de un niño que, seguramente, también ve la violencia como un juego. El gran formato ayuda a ver cómo un niño puede ir formando su concepción del mundo. Ospina agregó algunas imágenes: un hombre vestido de camuflado con la bandera de Colombia en uno de sus brazos, otro encadenado como un secuestrado, como si se tratara de un par de muñecos más. La muestra también la componen figuras en cerámica que aluden al catálogo. Estas representaciones fueron el paso previo a la decisión de Ospina de trabajar directamente con el plástico, el material del Lego. Esos chamanes con lanzas y cuchillos tienen de cierta manera un gran parecido a sus precolombinos.

Ospina plantea cómo todo se reduce a un cliché que, como en este caso, queda explícito en un juego para menores de edad. ¿Cuántos niños en este momento podrán estar jugando al estilo de Colombia Land? De paso el artista, independientemente de quién esté de acuerdo o no, parece condensar su posición sobre la violencia: hasta el mismo arte colombiano, con contadas excepciones, se ha encargado de exportar 'un drama' que también hace parte de ese cliché.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    Las risas que provocó el discurso de Trump en la ONU

    close
  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.