Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/26/1988 12:00:00 AM

LOS TRAPOS AL SOL

Aparece en Colombia la más controvertida obra de Capote, en la que desnuda al jet-set de EE.UU.

LOS TRAPOS AL SOL, Sección Cultura, edición 343, Dec 26 1988 LOS TRAPOS AL SOL

Por cerca de 20 años fue la obra más esperada. Cada vez que se le preguntaba por ella, Truman Capote decía que ya la había terminado y que sólo faltaban unas pocas correcciones para enviarla a la imprenta. En otras ocasiones decía que se encontraba en impresión. Pero lo cierto es que, aún hoy, nadie conoce a fondo el proceso que siguió el escritor para escribir "Plegarias atendidas", la obra más polémica de su producción.

El año de 1966 fue clave para Capote. Poco después de firmar un contrato con la editorial Random House, en el que se comprometía a entregar "Plegarias atendidas" en enero del 68, apareció "A sangre fría", su obra maestra. Sólo en ese año, y a pesar de haber sido publicada por entregas en el New York Times, "A sangre fría" vendió más de 300 mil ejemplares en los Estados Unidos. La suerte le había sonreído en ese aspecto pero, por otro lado, Capote no se había logrado sobreponer de los largos años de investigación que le tomó el libro, y sus secuelas no lo abandonarían. Mientras tanto "Plegarias" seguía relegado y a pesar de los 200 mil dólares de adelanto que le dio el editor, el escritor se enfrascó en otros proyectos. Para Capote el retraso tenía sentido. Según lo dijo en varias ocasiones, con esa obra se pondría a la altura de Proust y lograria hacer un retrato perfecto de la sociedad norteamericana de su tiempo.

Los plazos de entrega del manuscrito se fueron dilatando hasta llegar a una fórmula final, en la que el autor se comprometía a entregar la obra en 1981. Capote no pudo cumplir su promesa y murió ese año.

De todas formas, a pesar de estar muerto cuando se publicó en 1984, Truman Capote alcanzó a ser testigo de los efectos de su trabajo. Luego de la publicación de "A sangre fría", el escritor se convirtió en la vedette de la sociedad norteamericana que lo acogió por su inteligencia, su humor y, según algunos, sus "costumbres". Esto le permitió vivir de cerca esa opulencia, conocer a fondo la sociedad que pretendía retratar en su obra. Entonces, a mediados de los años 70, creyó conveniente publicar (como estrategia publicitaria y a despecho de su editor) algunos capítulos de "Plegarias" en la revista Esquire.

Las consecuencias no se hicieron esperar. Muchos de los miembros del jet-set que lo había acogido se sintieron traicionados. Muchas de las personas de ese mundo exótico aparecieron retratadas con sus aberraciones, sus flaquezas y temores. Aunque en varias oportunidades afirmó no estar afectado por la reacción de los aludidos, que lo hicieron a un lado y despreciaron su amistad, la verdad es que el escritor no se repuso de los efectos de este adelanto. Abandonó por mucho tiempo la obra, algunos capítulos que ya tenía escritos los incluyó como relatos en otros de sus libros. Ademas, parece que otros capítulos, que inexplicablemente nunca aparecieron, fueron escondidos por el autor y hoy, más de uno vive con el temor de que, en algún casillero de una estación de buses (como era su costumbre), aparezca alguno de los escandalosos pasajes.

Cuatro años después de su aparición en inglés, Arango Editores acaba de lanzar al mercado "Plegarias atendidas", en una traducción que, por el lenguaje utilizado, está dedicada al público español más que al latinoamericano. Se trata, como Capote aspiraba, de un retrato fiel de la Norteamérica que lo amó y lo repudió, aunque no logra su aspiración de ser el Proust contemporáneo.

Es un libro polémico, escandaloso, en el que aparecen las costumbres homosexuales de su autor y de personajes como Tom Wolfe o David Hockney. El gran músico inglés Benjamin Britten y las actrices Barbara Hutton, Greta Garbo y Marlene Dietrich ocupan párrafos enteros. Ni hablar del play-boy internacional y diplomático dominicano Porfirio Rubirosa, de quien Capote describe con lujo de detalles los atributos que lo convirtieron en el hombre más codiciado por las mujeres del momento. Hasta Edgar J. Hoover, el patrón del FBI, es víctima de las pesquisas del escritor más polémico de este siglo. Y es precisamente ahí, en sus escandalosas revelaciones, donde radica el valor de la obra. Sin duda alguna, se trata de un libro ameno y escrito con fluidez. Pero, una vez acabada la lectura, queda la impresión de que el Capote escandaloso e irreverente se impuso al literato que aspiraba retratar en un libro a la sociedad decadente que lo rodeó y lo hizo su víctima.--

EDICIÓN 1888

PORTADA

Petro vs. López Obrador, ¿cuál es la diferencia?

El recién elegido presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha tenido una carrera muy parecida a la de Gustavo Petro. ¿Por qué uno pudo llegar al poder y el otro no?

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1889

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.