Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/23/1996 12:00:00 AM

MANIZALES EN EL ACTO

El veterano Festival de Manizales vuelve en su XVIII versión a tomarle el pulso a la dramaturgia latinoamericana.

MANIZALES EN EL ACTO MANIZALES EN EL ACTO
Sin duda, las dos grandes fiestas dramatúrgicas de Colombia son el Festival Latinoamericano de Teatro de Manizales y el Iberoamericano de Bogotá. Sin hacerse competencia y con orígenes, tendencias y tradiciones muy diferentes, estos dos eventos han logrado convertir al país en un destacado epicentro teatral a nivel internacional. Eso sí, cada cual en su estilo. Por un lado, el Festival Iberoamericano es relativamente joven, se ha decidido por el gran espectáculo, la fastuosidad, el sofisticamiento de la puesta en escena y a pesar de su nombre, realmente se ha concentrado más en la escena internacional que en la continental. El trabajo del Festival de Manizales, por su parte, tiene otra perspectiva, maneja tonos más silenciosos, menos exhibicionistas según afirman los expertos, y realiza una búsqueda sistemática del verdadero rostro de la dramaturgia latinoamericana.
También es el gran veterano y después de 28 años y 18 versiones ha pasado, una a una, las páginas de la movida historia del teatro colombiano y latinoamericano de casi tres décadas. Fue desde Manizales que el potente movimiento universitario de los 70 se hizo escuchar en los castos oídos provinciales de un país que aún no se había labrado una voz dramática propia. Fue en el atrio de la Catedral de Manizales donde figuras tan revolucionarias como Jack Lang y Jerzy Grotowsky, entre otros, pronunciaron esa palabra inquietante, que caló hondo en la juventud colombiana y que abriría la brecha del Nuevo Teatro. Fue en la cálida sala de El Galpón o en el monumental escenario de Los Fundadores donde se hicieron fuertes muchos de los grupos estables que tejieron el futuro del teatro nacional. Y cuando éste se quedó mudo, por su crisis interna y las vicisitudes políticas, el Festival de Manizales se suspendió por unos años. Pero también cuando el movimiento teatral tomó nuevo aliento en los 80, ya no con una propuesta ideológica y formal unitaria, sino abierto a la multiplicidad y a la experimentación, su fuego se volvió a avivar hasta el presente.
Esta mirada serena, escrutadora y de algún modo recolectora, es la característica de la nueva etapa de un encuentro que tiene la ritualidad de la fiesta brava, el misticismo de una misa y la pedagogía de una escuela. Ahora, en su versión XVIII (del 26 de agosto al primero de septiembre), el estilo sobrio pero festivo de Manizales vuelve a imponerse. Según Octavio Arbeláez, el director y motor del evento, sin haber un denominador común, la muestra de este año se caracteriza por dos tendencias. La primera es una incursión creativa en textos literarios, no para adaptarlos sino para llevarlos a la especificidad de una propuesta teatral. En esta modalidad están los montajes de los grupos La Troppa (Viaje al centro de la tierra), el Teatro Quetzal (El viejo y el mar), El Fisgón (El gato manchado y la golondrina Sinha) y Teatro Arena (Carta a un artista adolescente). En la segunda tendencia hay dos experiencias muy originales sobre obras plásticas. Los cubanos del grupo Retazos, por ejemplo, llevan a los códigos de las tablas las dos dimensiones de 13 cuadros de Fernando Botero en la obra Naturaleza muerta con gallina blanca. Elementos simbólicos, personajes como los militares, los travestis, los bailarines, las frutas y los animales son los protagonistas de esta propuesta que según el grupo "sintetiza lo que somos como pueblo". De Venezuela también hay una propuesta similar, la del Teatro Río Caribe, Juanita en traje de baño rojo. Bajo la dirección de la antioqueña Ana María Vallejo este montaje se basa en la obra pictórica de Armando Reverón.
El Taller 'Mujeres en el ojo del huracán', la Muestra Juvenil de Teatro, el encuentro de dramaturgos latinoamericanos, hacen que esta versión marque la diferencia entre "un simple pasar de grupos y un verdadero encuentro", como resume Arbeláez la especificidad de esta fiesta teatral.
LAS ELEGIDAS
CHILE La Troppa, Viaje al centro de la tierra
BRASIL Avatar, Kao y La Tempestad
CUBA Retazos, Naturaleza muerta con gallina blanca
MEXICO Teatro Arena, Carta a un artista adolescente
COSTA RICA Teatro Quetzal, El viejo y el mar
ESPAÑA La Zaranda, Obra póstuma Pep Bou, Bufo Planetes
VENEZUELA Teatro Río Caribe, Juanita en traje de baño rojo
ARGENTINA Compañía Eduardo Pavlovsky, Rojos globos rojos COLOMBIA La Fanfarria, Los sueños de Dios El Fisgón, El gato manchado y la golondrina Sinha Estudio Teatro, Hamlet Asab, La ilusión cómica Nicolás Buenaventura, La guerra de los cuervos y los búhos Compañía de Muñecos y Tambores, Aguirre, la espiral del guerrero Colectivo Itinerante Teatro de Medellín, Nus nudos desnudos

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com