Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/17/1998 12:00:00 AM

NI QUE PINTADO

Una crítica implacable a la televisión y a sus periodistas.

NI QUE PINTADO NI QUE PINTADO
Aquí y en Cafarnaum la televisión ha alterado de manera drástica la forma de vivir, conocer y entender la realidad. Esta verdad comienza a ser analizada por los entendidos a partir de la influencia que los mecanismos de la televisión ejercen en los periodistas y, a través de ellos, en los diferentes campos de la producción cultural.
Tal es el tema de este libro, cuyo autor es un prestigioso sociólogo francés. Bourdieu comienza por el principio, es decir por analizar el condicionamiento, considerado ineludible, que impone la mentalidad de los índices de audiencia, la cual hace que prime la lógica del mercado que solo se interesa por el éxito comercial. Esa lógica obliga a que anunciadores y periodistas se preocupen únicamente por alcanzar la audiencia más amplia, ofreciendo en la pantalla productos que logren interesar a la mayor cantidad de espectadores.
Y ello tiene un costo grande, pues para complacer a todo el mundo hay que descender a unos niveles de estupidez y de banalidad verdaderamente insólitos: no hay sino que prender nuestra televisión local para comprobarlo. Y los periodistas le marchan sin chistar al asunto.
Basado en ese planteamiento irrebatible, Bourdieu desgrana los mecanismos que se utilizan para lograr una audiencia masiva. He aquí algunos: proporcionar información homogeneizada, que no escandalice a nadie; privilegiar la primicia, la espontaneidad populista de programas y presentadores, el sensacionalismo, la truculencia, lo anecdótico y superficial de la política y, sobre todo, el ejercicio de una tácita pero formidable censura, determinada por el tema y el tiempo, ambos impuestos a quien aparece en la pantalla.
¿Inofensivo? Ni mucho menos. En primer lugar habría que estudiar la violencia simbólica que se desata con el afán de meterle truculencia y sensacionalismo a las noticias. Y más allá, se producen consecuencias de mayor profundidad y significado. Bourdieu las analiza. Aquí se enumeran algunas: el fast food cultural que campea, la moral pequeño burguesa que imponen los presentadores y la manipulación que hacen de los problemas de la sociedad y de la política. En síntesis: el sometimiento de todos los campos de la producción cultural a la coerción que ejerce el campo periodístico y a la tiranía de los periodistas, pues la consagración mediática ha suplantado al profesionalismo y ha suprimido la autonomía de los diferentes terrenos del pensamiento y la creación.
Bueno sería que los periodistas, televidentes, científicos, artistas e intelectuales colombianos leyeran este libro, ya que además hace inquietantes señalamientos, de los cuales nadie sale bien librado.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com