Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/11/2006 12:00:00 AM

Orgullo y prejuicio

Resulta imposible quitar la mirada de esta nueva versión cinematográfica de la novela de Jane Austen.

Orgullo y prejuicio Elizabeth Bennett (la estupenda Keira Knightley) hace lo que puede para seguir odiando al antipático señor Darcy.
Título original: Pride and Prejudice.
Año de producción: 2005. Dirección: Tom Wright.
Actores: Keira Knightley, Matthew MacFadyen, Donald Sutherland, Brenda Blethyn, Rosamund Pike, Simon Woods, Jena Malone, Judi Dench.



La cámara va por ahí, entre las parejas que bailan, las hijas que se preparan para recibir a otro pretendiente y las señoras decadentes que apuestan quién se casará con quién al final del día, como si alguien filmara una película familiar de comienzos del siglo XIX. Esta nueva versión de Orgullo y prejuicio, la décima adaptación cinematográfica de la novela de Jane Austen (sin contar la parodia que hace El diario de Bridget Jones), avanza sin problemas durante más de dos horas (cuesta quitar la mirada de la pantalla siempre que la actriz Keira Knightley aparece en ella) como si fuera la primera vez que alguien contara la tortuosa historia de amor entre la terca Elizabeth Bennett y el inescrutable señor Darcy. Todas las escenas, cómicas o dramáticas, consiguen involucrarnos. Los personajes se mueven libremente, sin sentir el peso de ninguna tradición, por aquel mundo en el que casar a una hija era una cuestión de supervivencia.

Las comedias inglesas suelen tener elencos extraordinarios. Ésta no es una excepción. Y en ese sentido vale la pena destacar a los dos intérpretes que encarnan a los padres de la señorita Bennett. Ella, Brenda Blethyn, conocida en el mundo por su actuación en Secretos y mentiras, se echa al hombro el humor de la película en el papel de la madre de Elizabeth. Él, Donald Sutherland, un ícono del cine norteamericano desde los años 70, se supera a sí mismo en la última escena del largometraje: su mirada, cuando se da cuenta de que su hija en verdad está enamorada, es el punto final que merece este relato.

EDICIÓN 1879

PORTADA

Gustavo Petro: ¿Esperanza o miedo?

Gustavo Petro ha sido un fenómeno electoral, pero tiene a muchos sectores del país con los pelos de punta. ¿Cómo se explica y hasta dónde puede llegar?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com