Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/10/1995 12:00:00 AM

PENSAMIENTOS PARA BAILAR

Entre la maestría de Alvaro Restrepo y los intentos de decenas de grupos principiantes reunidos esta semana en la Casa del Teatro, se debate el panorama de la danza contemporánea del país.

PENSAMIENTOS PARA BAILAR PENSAMIENTOS PARA BAILAR
AL HOMBRE DE HOY, HABITANTE andrajoso de templos quemados; náufrago de verdades vencidas, espejos rotos, filosofías famélicas, cada vez le sirven menos sus antiguos gritos y silencios. Ahora, como un niño que recién descubre el mundo, debe aprender a hablar. Con la humildad qe quien vió caer una a una las certezas y con la alegría del que sabe que, sin embargo, siempre alguna volverá a renacer. Con el arrojo de los que no tienen nada que perder y tal vez un cielo que ganar, así este se encuentre escondido en la basura sideral.
Por esto, cada vez sirven menos las verdades en fila de la filosofía, los trazos sensatos de la pintura figurativa, los diálogos mesurados del teatro convencional, los movimientos enjaulados de la danza clásica, para rehacer sus quebradas coordenadas.
Eso es lo que hace Alvaro Restrepo cada vez que sale al escenario a oficiar una danza que es más que eso... o precisamente eso: el baile en su acepción más pura. Este hombre menudo, de apariencia normal y nombres comunes con su compañía Athanor Danza es hoy por hoy el maestro de un género tal vez exótico para un país de vallenatos y merengue: la danza contemporánea.
Este es un lenguaje poco convencional, que juega con los límites del teatro, la música, el mito, las palabras, la multimedia: cualquier instrumento es válido para dejar hablar al cuerpo, el único privilegiado de esta 'poesía ritual', como prefiere llamarla Restrepo, quien no se considera un coreógrafo, en el sentido estricto de la palabra. Un rito que en su caso sirve para explorar el alma con el concierto asombroso del movimiento de cada uno de sus músculos, incluyendo los de su cara o los más anónimos de sus dedos.
Después de estudiar en Nueva York con Marta Graham y Merce Cunningham, los maestros del género a nivel mundial, Restrepo está abriendo camino en Colombia desde hace 10 años a esta sutil expresión artística.
Ahora, después del diálogo con el silencio en La enfermedad del ángel, de la nostalgia por la América India cubierta en las trampas de la viciosa cultura occidental en Sol Niger; del enfrentamiento místico con la muerte en Ordalía: el fin del cuerpo, Restrepo hace una pausa. Hasta el próximo 18 de marzo en la Sala Montefiori de la Casa del Teatro Nacional, con su obra Motu proprio, toma un respiro antes de seguir adelante en su creación. Durante estos días, este bailarín, reconocido internacionalmente, está realizando una experiencia singular: abrir su laboratorio de creación al público.
Un athanor (recipiente), un gigantesco compás de madera (réplica de una figura del pintor del Renacimiento Alberto Durero), una sillita del siglo pasado, un palo retorcido y un televisor sobre un paisaje de frasquitos, objetos sobre los que han girado sus anteriores obras, son el paisaje para sus reflexiones estéticas en esta serie de improvisaciones en las que el público puede asistir al momento de creación de su lenguaje.
Jadeos, respiraciones entrecortadas, movimientos compulsivos que contrastan con las más finas soluciones del movimiento, se suceden en esta coreografía plena de sentido en la que un artista mira su obra y de manera oblicua interroga a ese público que va a verlo noche a noche, para entender un poco el mundo en que vive.


NUEVOS CREADORES
En coincidencia con Motu proprio, una manera de mostrar el tejido de su dramaturgia antes de la confección de la nueva obra (El país de los ciegos), la misma Casa del Teatro presentará el lunes 13 y martes 14 La ronda, una selección de cinco proyectos de danza contemporánea de jóvenes valores.
Noruz, con su pregunta por el amor y la soledad Adra Danza, detrás de la raíces míticas de los indígenas wayúu Fandango, que explora la figura de Judas, son los invitados por Bogotá. De Medellín vienen Danza concierto, de Peter Palacios, y Tacita'e plata.
La idea es que estos nuevos valores se miren entre sí por primera vez y puedan discutir sus logros, hallazgos y carencias. Y que el público se familiarice con su lenguaje, un poco abstracto pero al fin y al cabo inmediato, como lo es el de toda danza.
Sin embargo, a pesar de la supuesta proliferación de grupos con este tipo de obras, de la realización de algunos eventos como el Encuentro de Nuevos Creadores en 1993 y de la solidez de propuestas como la de Elsa Balvuena, la danza contemporánea sigue siendo un género incipiente en Colombia. Este panorama va desde la poesía ritual de Restrepo hasta acciones corporales menos líricas e investigaciones del movimiento, en las que la mayoría de los casos se echa de menos una formación académica, que hasta el momento ninguna institución del país puede ofrecer.
La conjunción de estas jóvenes compañías y sus lenguajes menos depurados con Athanor, el pionero y maestro de este género en Colombia, convierten esta semana a la Sala Montefiori en un escenario privilegiado para tomarle el pulso a la danza contemporánea hoy por hoy en el país. Una muestra más de la excelente labor que está realizando esta sala para divulgar y mostrar los trabajos alternativos de las artes escénicas nacionales.

VIDEOS MÁS VISTOS

  • "La creatividad no se puede comprar, se adquiere invirtiendo en educación"

    close
  • El abecé del duquismo

    close
  • "Creemos que incluso en los negocios, vivir feliz es muy importante'

    close
  • Colombianos en Harvard: "para llegar acá no hay que ser genio"

    close
  • "Los procesos judiciales no han refutado mis pruebas sino que las han enriquecido": Petro

    close
MÁS VIDEOS

EDICIÓN 1896

PORTADA

El dosier secreto de las Farc

SEMANA revela explosivos detalles del más completo informe realizado sobre la historia, finanzas y los crímenes de la desmovilizada organización guerrillera.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Para verificar su suscripción, por favor ingrese la siguiente información:

O
Ed. 1899

¿No tiene suscripción? ¡Adquiérala ya!

Su código de suscripción no se encuentra activo.