Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/26/2002 12:00:00 AM

Por derecho propio

Nadie diferente a Helvia Mendoza podía haber protagonizado con tanta autoridad este homenaje a la obra pianística del cartagenero Adolfo Mejía., 49577

Por derecho propio, 49577 Helvia Mendoza, gran pianista colombiana, es la intérprete idónea de la obra de Adolfo Mejía pues ella fue vecina del compositor en Cartagena y conoce como nadie la entraña de su obra
Dicen que no hay mal que por bien no venga, un lugar común que a veces resulta realidad. Porque el Banco de la República quería hacer el lanzamiento cartagenero del disco que acaba de realizar en homenaje a la obra musical de Adolfo Mejía para piano en el Teatro Heredia por algo que resulta apenas obvio: porque Mejía, aunque nacido en Sincé, Sucre, en 1905, fue un nombre ligado a las entrañas musicales de la vida cultural de Cartagena prácticamente hasta su muerte en 1973, y porque el Teatro Heredia lleva ahora también el nombre de Mejía.

Además la intérprete que el Banco eligió para la grabación es Helvia Mendoza, una pianista cartagenera que tiene a su haber una carrera sólida, el respeto del mundo musical y el dominio de la entrañable música del compositor de Cartagena.

Sin embargo, por esas paradojas de la vida, la dirección del Heredia puso tantas trabas al asunto que el concierto tuvo que ser pospuesto de diciembre a enero pasado y, como en ese mes la situación no mejoraba, pues resolvieron trasladar el concierto y homenaje a Adolfo Mejía al Instituto Musical de Cartagena en la ciudad amurallada.

Entonces se produjo el milagro porque el lugar estaba literalmente atiborrado de público y desde el piano Helvia podía ver, a través de la ventana de la improvisada sala de conciertos, la vieja Calle de Campo Santo del barrio de San Diego y la fachada de la casa donde pasó su infancia y su juventud, y también podía apreciar la casa vecina, que era justamente la casa de Adolfo Mejía.

Porque Helvia Mendoza creció oyendo todas las noches las tertulias de la casa de Adolfo Mejía y escuchándole interpretar su música, la mayor parte de las veces en la guitarra, que era el instrumento que con más frecuencia interpretaba, dice ella. Lo cierto del asunto es que se dieron todas las condiciones para que el homenaje a Adolfo Mejía resultara extraordinario, como de hecho ocurrió.

Una anécdota hermosa, que enmarca bien lo que es de fondo: que el Banco de la República haya asumido con tanta seriedad el compromiso de rescatar la obra de uno de los compositores más significativos de la música colombiana del siglo XX con el lanzamiento de este compacto, grabado el pasado año en su sala de conciertos de la Biblioteca Luis Angel Arango de Bogotá. Particularmente porque no se permitieron ninguna ligereza al respecto, y ello resulta evidente en el hecho de elegir como intérprete a Helvia Mendoza, quien conoce la obra de Mejía desde las entrañas, que posee la categoría y la autoridad para hacerlo con toda la calidad y también el deseo de salir bien. No en vano se trata de una pianista respaldada por una trayectoria sólida, que igual recorre el repertorio de solista, de concertista y de intérprete de música de cámara.

Son 51 minutos de música y una selección que recoge 16 composiciones que dan buena cuenta del arte de Mejía, acaballado entre un sentido elegante del nacionalismo y un exquisito sentido de una armonía que parece derivaba de la estética francesa. El justo homenaje al compositor y el reconocimiento a la pianista que a lo largo de su carrera más ha trabajado por este repertorio, que lo interpreta con la necesaria dosis de elegancia, temperamento, un sonido francamente seductor, pero especialmente porque toca con imaginación, con sentido del colorido, pero sin permitirse ni por un instante caer en el amaneramiento. Un magnífico aporte del Banco a su colección de 'Música y músicos de Colombia' y el necesario testimonio del arte de Mejía y su intérprete, a quien, hasta este momento, no se le habían reconocido su trayectoria y aportes a la música en el país.

EDICIÓN 1874

PORTADA

La orquesta del Titanic

Para tomar decisiones en el Consejo Nacional Electoral son necesarios 6 de los 9 votos. Cinco de esos votos ya están listos contra la posibilidad de que exista una candidatura viable de centro. La determinación del Consejo Nacional Electoral no será jurídica, sino exclusivamente política.

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com